OCDE prevé estancamiento de la economía mundial

La economía mundial, que sigue afectada por las tensiones comerciales, el Brexit y el freno de China, parece que no se recuperará ni en 2020 ni en 2021, señaló la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Contrariamente a lo que preveía en septiembre, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con sede en París, indicó que el crecimiento de la economía mundial debería situarse en 2,9% este año y el que viene. En 2021 el crecimiento debería alcanzar un 3%.

«Estamos en un periodo preocupante. Y los responsables políticos deberían estar preocupados», dijo la economista jefe de la OCDE, Laurence Boone, en una rueda de prensa en París.

«Estas tasas de crecimiento son las más bajas desde la crisis financiera», indicó Boone, que advierte del «riesgo de estancamiento a largo plazo».

¿Por qué ocurrirá el estancamiento de la economía?

Este fenómeno se explica no tanto por las crisis cíclicas sino por «cambios estructurales» que los gobiernos no supieron anticipar, indica la OCDE en su informe de perspectivas económicas mundiales hasta 2021.

La organización cita entre otros la digitalización de la economía, el cambio climático y un nuevo orden geopolítico y comercial desde el final de los año 1990, caracterizado por el refuerzo de las barreras comerciales.

«A falta de una política clara en estas cuestiones, la incertidumbre continuará pesando y penalizará las perspectivas de crecimiento», dijo la economista jefe.

A esto se añade la transformación de la economía china, que dejó de estar centrada en las exportaciones de bienes manufacturados a favor del consumo interno. Este cambio contribuye al menor al crecimiento del comercio mundial.

«Sería un error político considerar estos cambios como factores temporales que pueden ser tratados por la política monetaria o fiscal, son estructurales», insistió la OCDE.

El momento de actuar

«Hay muchas cosas que los gobiernos pueden hacer (…) y es el momento», afirmó Laurence Boone

Igual que otras organizaciones internacionales, la OCDE advierte desde hace meses del «desequilibrio» entre las políticas monetarias y presupuestarias, y pide a los estados que apliquen medidas «incitativas» para favorecer la inversión aprovechando los bajos tipos de interés.

Una posibilidad sería crear fondos nacionales de inversión, como el de 50.000 millones de euros que quiere crear Holanda a partir de 2020.

La organización también pide a los países que resuelvan sus conflictos comerciales. En este sentido el conflicto entre Estados Unidos y China debería reducir en 0,3 o 0,4 puntos el crecimiento mundial en 2020 y entre 0,2 o 0,3 puntos en 2021.

¿Qué pasará en cada país?

La ralentización económica se acentuará en Estados Unidos, con un crecimiento de 2,3% este año  y luego de 2% en 2020 y 2021, según el informe de la OCD.

En la zona euro se añaden las dificultades del Brexit, que llevará a Alemania a frenar su crecimiento este año (0,6%) y el que viene (0,4%) antes de recuperarse en 2021 (0,9%).

Para España, la OCDE prevé un crecimiento de 2% en 2019 y de 1,6% en 2020, una revisión a la baja con respecto a los datos anteriores.

China debería por su parte crecer un poco más de lo esperado este año, un 6,2% (+0,1 punto) y luego un 5,7% en 2020 y un 5,5% en 2021.

Entre los países emergentes, la situación seguirá siendo crítica. El Producto Interno Bruto en Argentina caerá -3% este año. En 2020 la caída del PIB sería menor (-1,7%) y en 2021 se recuperaría ligeramente (+0,7%).