OIT: Productividad en América Latina está por debajo de la media global

En su nuevo informe sobre los efectos de la covid en el trabajo mundial, la OIT se muestra pesimista y calcula que a finales de año se habrá perdido el equivalente a 125 millones de empleos con respecto a 2019

OIT: Productividad en América Latina está por debajo de la media global

La productividad en las economías de Latinoamérica y el Caribe, medida como relación entre el PIB y las horas trabajadas por su fuerza laboral, se situará en 17,7 dólares en 2021, por debajo de la media mundial (18,9 dólares), informó hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el año 2020 ese indicador en América Latina se situó por encima de esa media mundial, dado que la pandemia golpeó en general más a las empresas menos productivas y a los trabajadores peor remunerados, señala la OIT en su nuevo informe sobre los efectos de la covid en el mercado laboral global.

El informe alerta que la pandemia ha aumentado las diferencias de productividad, hasta el punto de que en 2021 un trabajador de un país de ingresos altos ahora es 18 veces más productivo que uno de ingresos bajos, la mayor diferencia registrada desde 2005.

Frente a los 17,7 dólares de productividad media en Latinoamérica, la de Norteamérica es casi cuatro veces mayor (69,3 dólares), mientras que en Asia Pacífico asciende a 13,1 dólares, en Europa Occidental a 41,6 dólares y en África a 7,2 dólares, de acuerdo con los cálculos de la OIT.

Recuperación del mercado laboral global se estanca

La recuperación del mercado laboral global, que perdió millones de empleos en la pandemia de coronavirus, se ha estancado en 2021 y refleja gran disparidad entre países avanzados y en desarrollo debido a factores como la desigual vacunación, advierte hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En su nuevo informe sobre los efectos de la covid en el trabajo mundial, la OIT se muestra pesimista y calcula que a finales de año se habrá perdido el equivalente a 125 millones de empleos con respecto a 2019 (últimas cifras anteriores a la pandemia), frente a los 100 millones que vaticinaba en su anterior previsión de junio.

El lento avance de la vacunación en muchas economías en desarrollo, que impide el regreso a sus actividades de muchos trabajadores, unido a la falta de medidas de estímulo fiscal en esas mismas economías, son los principales factores del estancamiento y también de la divergencia entre países ricos y pobres.

«Habíamos anticipado un crecimiento frágil pero estable tras el devastador impacto de la pandemia, pero ese relativo optimismo se ha borrado debido a las nuevas olas de la covid y una recuperación económica más lenta de lo esperado», destacó hoy el director general de la OIT, Guy Ryder, al presentar las cifras.