Opep y sus amigos reafirman que producirán más petróleo poco a poco

Los mercados, que esperaban un aumento más acentuado de la oferta de crudo, reaccionaron con fuerza tras esta decisión: las dos referencias de una parte y otra del Atlántico, el petróleo WTI de Estados Unidos y el Brent del mar del Norte, ganaron temporalmente más del 3% en sus cotizaciones.

Opep y sus amigos reafirman que producirán más petróleo poco a poco

El mercado del petróleo esperaba un gesto pero los países miembros de la OPEP+ decidieron el lunes continuar con su estrategia de aumento moderado de la producción para noviembre, ignorando los llamados a abrir más el grifo.

Los trece miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados a través del acuerdo OPEP+, liderados respectivamente por Arabia Saudita y por Rusia, «confirmaron el ajuste al alza de la producción global mensual de 400.000 barriles por día para el mes de noviembre».

Asó lo anunció la Opep en un comunicado publicado tras su breve encuentro por videoconferencia.

La decisión concuerda con la política de alianza decidida en julio, pero va en contra de las expectativas que tenían los mercados.

Numerosos actores y observadores apostaban por una aceleración del ritmo de producción, en respuesta al fuerte aumento de los precios en las últimas seis semanas, de más de un 20% en el caso del Brent, la referencia del crudo europeo, y del WTI, su homólogo estadounidense.

Los mercados, que esperaban un aumento más acentuado de la oferta de crudo, reaccionaron con fuerza tras esta decisión: las dos referencias de una parte y otra del Atlántico, el petróleo WTI de Estados Unidos y el Brent del mar del Norte, ganaron temporalmente más del 3% en sus cotizaciones.

Al llegar respectivamente a 78,38 dólares y 82,00 dólares, alcanzan máximos que no se veían desde noviembre de 2014 en el primer caso, y desde noviembre de 2018 en el segundo.

Riesgo

Antes de la cumbre, el secretario general de la OPEP, Mohamed Barkindo, había considerado que la estrategia era pertinente porque contribuye a «responder al aumento gradual de la demanda» sin «sobrecargar la oferta».

Los productores aseguran en su comunicado que la decisión tiene en cuenta «los fundamentos actuales del mercado petrolero».

Los precios altos son muy beneficiosos para las finanzas de los productores, perturbadas por la crisis del covid-19.

Pero, sin embargo, la subida del precio del petróleo fomenta la inflación y amenaza la recuperación de economías frágiles, un grave riesgo para la demanda a medio plazo.

Y no es el único efecto contraproducente para los productores ya que los precios altos atraen a nuevos competidores al mercado porque sus yacimientos se vuelven rentables y además los compradores podrían decantarse por otras fuentes energéticas más limpias.

En un estudio reciente los analistas de Morgan Stanley estiman que a $80 el barril se entra en una zona de «destrucción de la demanda». No obstante, en el contexto actual, Goldman Sachs prevé que el Brent se disparará hasta los $90 para finales de año.

Querer y poder

Pero ¿tenía el grupo elección? Cada vez se escuchan más voces que cuestionan si la OPEP+ tiene una capacidad real de aumentar la producción a un ritmo más sostenido.

«La cuestión más importante quizá sea saber si la OPEP+ será capaz de lograr su objetivo», reaccionó Kieran Clancy, analista de Capital Economics.

La mayoría de los miembros respectan las cuotas a la perfección, o incluso producen menos de lo que se les permite.

Para un grupo en general más inclinado a los excesos, este indicativo sugiere que la OPEP+ podría estar cerca de sus límites en términos de aumento del volumen, aunque siga mostrando una «reserva» de producción diaria de unos cinco millones de barriles.

Nigeria, Angola y Libia «continúan enfrentándose a sus eternos problemas de infraestructura, inversión y seguridad», explicó la semana pasada Helima Croft, de RBC.

Por otro lado, los miembros de la alianza de productores acordaron volver a reunirse el 4 de noviembre.