Paralizada planta de tuberías de Pdvsa en Valencia por falta de materia prima

La planta Simón Bolívar de la Empresa Nacional de Tubos (Enatub), en la zona industrial de Valencia, está completamente paralizada, denunciaron sus trabajadores.

Paralizada planta de tuberías de Pdvsa en Valencia por falta de materia prima

Félix Campos, supervisor de Calidad de la fábrica que depende de Pdvsa Industrial, dijo que no están produciendo por falta de materia prima que suministra la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), así como insumos y repuestos para las máquinas.
En la instalación se dedican a la transformación y terminación de tuberías que se utilizan en la producción petrolera de la Faja del Orinoco.
“Los trabajadores estamos protestando porque el Estado venezolano, a través de Pdvsa Industrial no ha hecho una buena gestión en la planta (…) por eso quienes integramos la masa laboral hacemos presión para que vengan los patronos a hacer una mesa con los trabajadores. Que venga el coronel José González al estado Carabobo, porque esta es una planta estratégica del Estado”, sostuvo Campos.
Asimismo, dijo que el presidente Nicolás Maduro ha exigido que se incremente la producción de petróleo, en 1.500.000 barriles diarios, por lo que les resulta incomprensible por qué no han reactivado las operaciones, pues sin esta tubería no se puede extraer el crudo.
Campos indicó que desde el año pasado detuvieron labores, pero la producción comenzó a tener un descenso importante desde comienzos del año 2015, cuando operaban a 40% aproximadamente.
“La planta tiene una capacidad instalada de 440 kilómetros año y su capacidad operativa puede llegar a 340-360 kilómetros. Actualmente estamos en cero”.
Comentó que hace 8 años la empresa tenía un funcionamiento considerado normal. Luego hubo una ocupación temporal por medio de la Sundde, en 2011, y la empresa no ha logrado superar “la mala gestión de las distintas gerencias que han venido a esta planta, han pasado tres y ninguna ha podido levantar operaciones”.
También dijo algunos de los beneficios con los que contaban les han sido cancelados, como comedor y transporte. En el lugar trabajan 256 personas.
“La gerencia de Caracas está hermética, no quiere escuchar nada, no quiere nada con nosotros”, destacó Campos.
Por su parte, Melesio Sequera, mecánico en la planta, dijo que lleva nueve años en estas labores. Asegura que la situación de crisis económica del país prácticamente les ha eliminado el salario.
Refirió que a la semana ganan entre 70.000 y 80.000 bolívares que les resultan insuficientes. “Hacemos milagros porque no nos alcanza”.]]>