<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Pdval y Mercal se suman a la distribución de alimentos casa por casa

El objetivo de Pdval y Mercal desde su creación en los años 2008 y 2004, respectivamente, era atender a habitantes de sectores populares con precios accesibles. Sin embargo, en tiempos en los que Venezuela vive su peor crisis económica con una pronunciada escasez y altos precios, se ha perdido la razón de ser de estas redes públicas que ahora buscan llegar a la gente con una poca efectiva distribución de bolsas de comida. Los intentos del gobierno por superar la crisis de desabastecimiento en Venezuela son incontables e infructuosos. La creación de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, es el más reciente de ellos. Pero al no atacar las causas sino las consecuencias, el mecanismo no tiene efectividad en la reducción de la escasez en los estratos de menores recursos, que es a los que busca favorecer.

La distribución de alimentos de la cesta básica casa por casa, que es el propósito de los CLAP, dejó en el olvido el subsidio que otorgaban las redes públicas Pdval y Mercal a productos de primera necesidad más allá de los precios de regulación. Peor aún, desde hace más de tres mes desaparecieron las colas por la espera de algún producto regulado en los Pdval y son pocos los Mercal que están funcionando.

Un recorrido realizado por El Estímulo constató que en los anaqueles de Pdval ni siquiera hay productos que puedan servir de sustitutos de los que escasean. En los ubicados en San José y en la avenida Fuerzas Armadas, en el centro norte de Caracas, predominan los enlatados y salsas para pastas y para condimentar la comida.

Las sardinas de 270 gramos marca Lina tienen un precio de Bs 885 y las pepitonas de 170 gramos cuestan Bs 635 como en cualquier supermercado de la red privada. También venden sal a un precio de Bs 265, marca Celestial; jugos variados en precios que van desde Bs 500 a Bs 900 el litro  y un chocolate en polvo que cuesta Bs 1.195. No hay carne ni pollo, solo pescado y sus precios van desde Bs 864 las sardinas hasta Bs 2.937 el malacho.

Aunque en un principio los productos que se conseguían era elaborados en el país, con las expropiaciones y la escasez la tendencia cambió. En el Pdval de San José hay dos pasillos completos de pasta marca Donna Vera a Bs 1.900 el medio kilo, traída desde Italia; atún Chunck de 142 gramos, de Tailandia, en Bs 1.200 y un suavizante Vale importado de México en Bs 2.105.

Según la jefatura estatal de Distrito Capital, en la ciudad se encuentran activos 26 establecimientos Mercal, sin embargo, 22 de ellos están trabajando con los  CLAP, y los cuatro restantes trabajan con bodegas hasta que reparen los locales en los que operaban. Las bolsas casa por casa solo incluyen rubros nacionales.

En los establecimientos Mercal y Pdmercal los productos nacionales son aceite de soya, arroz, azúcar (esta se vende incluso muy por encima del último precio aprobado por la Superintendencia Nacional de Precios Justos en febrero de 2015 de Bs 26,57 el kilo), caraotas, carne, harina precocida, leche en polvo, margarina y pasta.

Pdval, por su parte, ha hecho  operativos en el interior del país repartiendo las bolsas CLAP con productos regulados. Mercal hace lo mismo pero con menos frecuencia.

Aquí la lista de precios sin subsidios adicionales a los regulados:

Precios Mercal

 

sardinasatunpasta