<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Pdvsa desaloja las estaciones de servicio justo cuando la gasolina se vuelve un negocio

Solo le dieron 72 horas para salir de una estación en la que trabajó por 35 años. En un camión tuvieron que entrar mesas, sillas, archivos y media vida de servicio. Todo sin derecho a pataleo

En las últimas semanas el negocio de la gasolina parece haber seducido a más de uno. Ahora Pdvsa desaloja, sin explicación ni mediación alguna, las estaciones expendedoras de combustible de varias ciudades del país.

Durante décadas, vender gasolina en Venezuela ha sido un mal negocio. Pero los dueños de las estaciones de servicio permanecieron ofreciendo el servicio. Ahora, cuando por fin pueden ver algo de rentabilidad, el gobierno de Maduro se las arrebata.

El desalojo de la gasolinera ubicada en el icónico edificio de Parque Cristal en Los Palos Grandes, al este de Caracas es, hasta el momento, la que más alcance mediático ha tenido. Un vídeo que se filtró por redes sociales muestra cómo desalojan el lugar con resignación. Sin embargo, el caso de esta estación de servicio no es particular, sino que se suma a una larga lista de las desalojadas por orden de Pdvsa.

La Cámara de Comercio de Caracas envió un comunicado inmediatamente tomando posición. El gremio exigió «al Ejecutivo Nacional y demás autoridades del Poder Público y los directivos de las empresas públicas, entre ellas Pdvsa, la estricta observancia de los derechos fundamentales de las empresas y empresarios y dirigir su acción administrativa de acuerdo con los preceptos constitucionales».

El gremio explicó que la exigencia se genera ante los oficios entregados por Petróleos  de Venezuela a los representantes de diversas estaciones de servicio durante el 27 de junio de 2020. A través del oficio se exhortó a la “entrega” de los referidos expendios de combustible.

Pero no solo es Caracas. En Valencia, estas notificaciones llegaron hace más de una semana. Los rumores del desalojo de 19 bombas en el estado Carabobo se confirmaron a medida que las estaciones de servicio cambiaban de manos.

Hace un mes que Nicolás Maduro anunció el aumento del precio de la gasolina. Así, de repente, las estaciones de servicio asignadas a vender a precio internacional ($0,5 por litro) se convirtieron en un negocio codiciado.

Venezuela cuenta con alrededor de 1.650 estaciones de servicio, de las cuales 180 son propiedad de Pdvsa, pero manejadas por privados. Sin embargo, al menos 10 contratos fueron prescindidos en Caracas, según la agencia Bloomberg. Todos de estaciones se servicio que cobran la gasolina a precio internacional. Esas son las que Pdvsa desaloja en la actualidad.

El nuevo negocio millonario de la gasolina en Venezuela

El 30 de mayo, en cadena nacional, Nicolás Maduro anunció lo que muchos presidentes no se habían atrevido en Venezuela: el aumento de la gasolina.

Con un nuevo esquema, Maduro informó un sistema en el que se subsidiaba parte de la gasolina para los venezolanos. Sin embargo, otra parte se expendería a precio internacional en otras estaciones.

Todos los anuncios se dieron en un momento de escasez de gasolina en todo el país. Todo esto debido a la paralización de las refinerías venezolanas por falta de inversión, así como por las sanciones de Estados Unidos que complicaban la importación de combustible.

Finalmente, con la llegada de 5 buques iraníes cargados de 1,5 millones de barriles de combustible, el anunció del aumento en los precios fue impostergable.

Pdvsa

REUTERS/Manaure Quintero

En teoría, solo 200 estaciones de servicio en Venezuela estarían vendiendo gasolina a precio internacional. Sin embargo, a medida que ha avanzado el mes, el gobierno de Maduro ha sumado más estaciones a este esquema.

Según el economista y diputado de la Asamblea Nacional, José Guerra, en la primera semana de junio, las estaciones de servicio que cobraban en dólares facturaron 1 millón de dólares por día. De este total, aproximadamente 700 mil dólares se pagaron en efectivo, el resto en bolívares a través de puntos de venta y al tipo de cambio del momento.

El costo de una cisterna de gasolina tiene un precio de 3 mil millones de bolívares, apunta la agencia Reuters. Esto equivale a 14 mil dólares, aunque debe ser cancelado en bolívares.

Cada camión cisterna de gasolina tiene una capacidad de 38 mil litros, según la página oficial de Petróleos de Venezuela. Al venderlo a precio internacional ($0,50), una estación de servicio obtiene 19 mil dólares por la venta de una carga por la que paga 14 mil dólares. La ganancia sería de $5 mil dólares por camión. Y cada gasolinera puede vender entre dos y tres camiones a la semana. Cuando suena la caja registradora, Pdvsa desaloja las estaciones de servicio.

De la noche a la mañana, vender gasolina en Venezuela se convirtió en un negocio rentable. Sin embargo, esta misma rentabilidad es la razón por las que Pdvsa desaloja las estaciones de servicio y se las quita a quienes las han manejado por años y hasta por décadas.

Un reclamo al aire

«La reestructuración del negocio de distribución, importación y expendio de combustibles líquidos realizado por Pdvsa, de acuerdo con las pautas del Ejecutivo Nacional, no puede conllevar al  desconocimiento arbitrario de las relaciones jurídicas de origen contractual», continúa la Cámara de Comercio en su comunicado.

Lo que exigen es la no violación de los derechos fundamentales de los concesionarios, contratistas y propietarios de estaciones de servicios.