Pdvsa vuelve obligada a los mercados externos después de 5 años

Analistas coinciden en que las condiciones del canje de deuda de los bonos de la petrolera hará exitosa la operación y aliviará las finanzas públicas. Lo negativo es que incrementa el servicio de la deuda externa, por lo que se hace necesario que esta estrategia de financiamiento venga acompañada de un plan integral para resolver algunos problemas de cara al futuro.

Pdvsa vuelve obligada a los mercados externos después de 5 años

La operación del canje de bonos de Pdvsa resultará exitosa para la petrolera estatal debido a las condiciones atractivas que ofrece, sin embargo, incrementará el servicio de la deuda externa y podría colocar nuevamente en aprietos al país sino se toman las medidas necesarias para mejorar la situación económica.

Venezuela vuelve a los mercados internacionales obligada por las circunstancias después de cinco años. La caída de los precios del petróleo, la disminución de las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela, la baja en los recursos financieros de la República y de Pdvsa y la falta de ahorros en divisas en fondos destinados para ello, se suma a la recesión económica, la alta inflación y la escasez de bienes. Todo ello aunado a importantes pagos de deuda externa hizo que el gobierno luchara por ofrecer los términos necesarios en el swap para alcanzar buenos resultados.

Durante el año 2011 tanto Pdvsa como la República ofertaron cuatro papeles de deuda por $4.783 millones y $7.200 millones, respectivamente. La gran cantidad de bonos que el país emitió desde los años 2003 y 2011 generó presiones en el servicio de deuda entre 2014 y 2017.

Varias criticas han surgido de la operación de Pdvsa de ofrecer como garantía colateral un grupo de acciones de la refinería Citgo. Para Víctor Silva, director de Kapital Consultores, esta garantía “es un elemento decisivo para que los tenedores de bonos participen en el canje, indudablemente la refinería es menos riesgosa que Pdvsa. En términos generales esto hace a la emisión bastante atractiva”.

El presidente de Pdvsa, Eulogio Del Pino, informó el martes que los bonos de Pdvsa 2016 y 2017 serán canjeados por títulos de la petrolera con vencimiento a corto plazo de 2018,2019 y 2020.

“Sin duda el plazo a cuatros años es atractivo, además de que será amortizable anualmente con un cupón de entre 11% y 12% según indican algunas fuentes. Pdvsa está asegurando con estos términos que el canje será exitoso. Apuestan al éxito de la operación”, reitera Silva.

No obstante, destaca que la debilidad más grande será lo oneroso de la operación de swap, ya que hará muy pesado el servicio de la deuda.

“Es una señal cruzada, los mercados saben que había tensión sobre la liquidez de la petrolera y se estaba esperando una operación de este tipo, sin embargo, muchos creían que no se iba a dar. Lo bueno es que por lo atractivo de la emisión si se podrá colocar casi toda, lo malo es que se pide financiamiento en momentos de iliquidez en una operación muy costosa, pero que mejorará el flujo en los próximos dos años”.

Efraín Velásquez, presidente del Consejo Nacional de Economía, coincide en que desde el punto de vista macroeconómico es una buena opción para Venezuela en general y para Pdvsa, ya que liberará una cantidad de recursos que hará menos traumática las finanzas públicas en 2016 y más liviano el 2017 al dar recursos adicionales. “Se prevé mas recursos para importaciones, en consecuencia una mejora en el abastecimiento del país y una menor contracción de la actividad económica”.

Sostiene que sin duda “la operación ocurre por una necesidad y es una medida aislada que tendrá efectos paralelos. Debe ir acompañada de una estrategia macroeconómica integral, es decir, no debe quedarse sólo con el financiamiento externo”.

Explica que si el precio del petróleo no cambia o vuelve a bajar, el país estará nuevamente en una situación precaria en el futuro. “Las autoridades deberían instrumentar una estrategia de financiamiento internacional, de apertura económica, de cambio en la políticas publicas para resolver el escenario económico“.

Venezuela ha emitido bonos por un máximo de 12,5%, lo que la coloca como uno de los países que ha colocado una de las deudas externas más onerosas.

Velásquez destaca que de resultar ser el cupón del canje en torno al 11%, continúa siendo alto para los mercados internacionales, “pero es que no hemos hecho nada para bajarlo. El gobierno no ha publicado las principales variables como la balanza de pagos (importaciones-exportaciones), producto interno bruto e inflación, entre otras y esto genera mucha incertidumbre. La información sino se publica genera incertidumbre en los mercados internacionales“.