<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Pedro Sánchez promete más de 800.000 empleos en España con dinero europeo

El jefe del gobierno de España, Pedro Sánchez, detalla el plan de rescate de la economía con 140.000 millones de euros en tres años aportados por la Unión Europea para enfrentar los estragos de la pandemia de covid-19. Este es el país que recibirá más fondos de Bruselas, después de Italia, y también uno de los más golpeados por su fuerte dependencia al turismo y la hostelería.

Pedro Sánchez promete más de 800.000 empleos en España con dinero europeo

España espera «crear más de 800.000 nuevos puestos de trabajo en tres años» gracias a los fondos del plan europeo de reimpulso económico frente a los efectos del coronavirus, anunció este miércoles el jefe de gobierno, Pedro Sánchez.

Su ejecutivo cuenta con escalonar durante seis años, entre 2021 y 2026, la utilización de los 140.000 millones de euros adjudicados por la Unión Europea  a España para relanzar su dañada economía, dijo el dirigente durante la presentación de su plan de reimpulso.

«Vamos a abordar la nueva modernización de España», afirmó el dirigente del país, uno de los más golpeados sanitaria y económicamente por la pandemia en Europa.

«Debemos sobreponernos a este golpe brutal y convertirlo en una oportunidad de avance», insistió Sánchez, al frente de un gobierno de coalición en minoría entre su partido socialista y la izquierda radical de Podemos.

La mitad de los fondos de este plan europeo de reactivación, aprobado en el verano boreal, consistirá en subvenciones directas y la otra en créditos.

Un primer tramo de 72.000 millones de euros se desbloqueará en el período 2021-2023 para financiar proyectos «que se ejecuten en tres años y den ese salto en modernización y creación de empleo», aseguró Sánchez.

Nuevos objetivos

Más del 37% de esta cantidad se destinará a políticas de transición económica y casi un 33% a la transición digital, como establecía la Comisión Europea en los objetivos de este plan de reactivación.

«No se trata solo de recuperar el PIB que nos arrebató la pandemia, sino de crecer de otra manera», dijo Sánchez.

España, con una economía muy castigada por su dependencia del turismo y la hostelería, es el segundo principal beneficiario de los fondos europeos después de Italia.

Según las últimas previsiones del gobierno, actualizadas el martes, la economía española se hundirá un 11,2% este año, dos puntos más de lo previsto en mayo.

El desempleo, que ya es el segundo más elevado de la Unión Europea, debe aumentar hasta el 17,1% a finales de año.

Además, el déficit público alcanzará el 11,3% del PIB en este ejercicio, mientras que la deuda pública superó el 110% del PIB en el segundo trimestre.

El plan «Next Generation UE», actualmente examinado en el Parlamento europeo, conlleva un fondo de 750.000 millones de euros para ayudar a los Estados miembros a relanzar su economía.

Estos puestos de trabajo permitirán sumar 2,5 puntos de PIB.

Lo más importante: España recibirá 140.000 millones de euros en fondos en los próximos seis años. 72.000 millones para el período 2021-2023 (59.000 millones del fondo de recuperación y resiliencia y 12.400 millones del React-EU).

Cuatro ejes

El Plan de Recuperación se articulará en torno a cuatro ejes transversales: la transición ecológica, para la cual se prevé crear cinco millones de vehículos eléctricos para 203o, rehabilitar más de medio millón de viviendas para que sean más eficientes energéticamente y restaurar 25.000 kilómetros de ríos; la transformación digital, con programas de formación a PYMES, además, según Sánchez, el 75% de la población española dispondrá de 5G; la igualdad de género, con la creación de 65.000 plazas de educación infantil de 0 a 3 años y 1.400 unidades de acompañamiento y orientación familiar para alumnado; y la cohesión social y territorial, a través del cual se abordará el reto de la demografía, la emancipación social y el aumento de la natalidad.

Para ello, se reforzará la educación temprana con un programa para 3.000 centros, se facilitará 200.000 dispositivos para uso en el hogar, se crearán aulas interactivas en 19.000 colegios educativos y 200.000 nuevas plazas de transformación profesional en los próximo cuatro años. Además, se modernizarán las infraestructuras residenciales.

«Nos encaminamos hacia un país próspero, resiliente, que apuesta por la descarbonización, que va a favorecer la creación de empleo, y mejorará la competitividad de nuestro sector industrial, impulsará la ciencia, la cultura, la bioindustria o el turismo», afirmó el jefe del Ejecutivo, matizando que para ello es «imprescindible» que el plan se ponga en marcha cuanto antes.

Eso «solo posible a través de los Presupuestos Generales del Estado», para los cuales irán destinados los 27.000 primeros euros  del Plan de Recuperación. «Este adelanto nos va a permitir acelerar la ejecución del plan. España necesita nuevos presupuestos, son los presupuestos del progreso», dijo.

(Con información de AFP y The Objective)