Pegatanke: de una habitación en Maracay a más de 20 países en 11 años

Una goma epóxica desarrollada en Maracay, ahora se exporta desde Manta, Ecuador, a 22 países de América y Europa. En Venezuela ofrecen seis tipos de productos, capaces de resistir los efectos del agua y hasta 500 grados centígrados de temperatura

Pegatanke: de una habitación en Maracay a más de 20 países en 11 años

Pegatanke tiene 11 años en el mercado y dos sedes: una en Maracay, donde se fundó, y otra en Manta, Ecuador, donde está la planta desde donde exportan a 22 países. En Venezuela sus productos se encuentran en todo el país.

Ahora suena bien pero cuando Luis Colmenares tuvo la idea de producir un pegamento fuerte que fuera versátil, vivía con su esposa y sus dos niños pequeños en una habitación detrás del negocio que llevaba. La tenacidad en ofrecer su producto, aunque al principio regresara sin vender ni una sola pega, el apoyo familiar para mejorar la presentación y dar ideas, y el acierto en hacer una buena alianza con su amigo de la infancia, José Jiménez, dieron frutos.

Junto con sus esposas Adriana y Francis, Luis y José ahora son socios de la empresa que comercializa epóxicos (es decir, pegas que se componen de dos elementos, resina y secante, que hay que unir al momento de usarlas) de distintos colores y capaces de resistir hasta 500 grados de temperatura.

«Al principio, yo caminaba por toda la ciudad ofreciendo el producto, con una tabla con modelos para que comprobaran la fuerza de la pega. Algunos me compraban porque me conocían, y casi como un favor. Pero, a los 15 días, empezaron a llamarme para que les lleve más, porque los clientes la estaban pidiendo», recuerda Luis.

Aunque se llama Pegatanke, es soldadura en frío y funciona para todo.

«Cuando desarrollé la pega, no sabía cómo ponerle. Mi esposa me preguntó para qué servía. Le respondí que pegaba tanques de gasolina, tanques de agua… Y ella me dijo: ponle Pegatanke», dice.

Cuando el producto empezó a ser demandado y había que aumentar la producción, se asoció con José, que es ingeniero químico. Afirman que son los únicos socios y que el capital se fortaleció con la reinversión.

En 2013 refrescaron la imagen del producto y se instalaron en Ecuador para comenzar a exportar. En la actualidad están en Latinoamérica y el Caribe, Estados Unidos, Canadá, España e Inglaterra. Y en todos los países se llaman igual: Pegatanke.

Aseguran que el producto soporta 1.200 kilos de peso «y eso está notariado». Puede pegar cosas sometidas a extremo calor como radiadores y tubos de escape; que se sumergen como gorros de natación; que aguantan peso como ganchos para hamacas y hasta funcionan para cosas delicadas como orfebrería.

«Con el epóxico transparente hacen zarcillos y anillos pues se puede pintar, y con el dedo mojado se moldea», dice Adriana.

Los productos

El portafolio en Venezuela tiene seis productos. Viene en colores negro, blanco, plateado y transparente. Y solo en Venezuela comercializan un epóxico económico.

Este producto lo lanzaron hace un año, conscientes de las necesidades económicas de la población. «Nosotros lo llamamos económico pero les aseguramos que es mejor que las otras pegas similares que hay», dice Luis.

Pegatanke

Resultados de la prueba de calor. El epóxico resiste hasta 500 grados centígrados

El Pegatanke Negro está diseñado para reparaciones industriales, automotrices, navales, eléctricas y de construcción.

El blanco es ideal para acabados estéticos. Es utilizado en reparaciones de embarcaciones y refrigeradores por la cualidad de secar bajo el agua. El Pegatanke Acero es para la industria y trabajos pesados. Totalmente funcional en seco y bajo el agua.

El transparente es especial para trabajos en los que no se quiere dejar rastros de uso del pegamento.

Y por último, el Pvc-cpvc está creado para unir tuberías de pvc (agua fría) y cpvc (agua caliente) de forma rápida y sencilla.

Exportar desde Manta

En Ecuador, en el puerto de Manta, tienen la planta principal de Pegatanke.

«Analizamos varios países y en Ecuador encontramos las condiciones adecuadas para producir y vender nuestro producto a otros lugares. Decidimos instalarnos en Manta porque queda cerca de Guayaquil pero es más económico. Además es puerto, y desde allí podemos exportar sin gastar mucho en transporte», cuentan.

«Cuando llegamos a Ecuador sabíamos que todo lo que produciríamos sería para reinvertir. No llegamos queriendo vivir bien. De hecho, dormíamos sobre un colchón en el suelo en un cuarto alquilado. Hay que saber cuándo y dónde gastar», rememora Adriana.

Los lemas de la compañía son “Pégalo todo con Pegatanke” y “Con Pegatanke repáralo y listo”. Actualmente es la única empresa en el mercado que ofrece garantía pues cambia el producto si se seca antes del año. Genera 150 empleos directos y 600 indirectos.

Entre los nuevos proyectos están lograr certificación nacional e internacional, llegar a más países y desarrollar nuevos productos. «Hay 10 en pruebas», afirma José.

Coordenadas

www.pegatanke.com
Instagram. @pegatanke