Reducir el tiempo en pantalla y combatir la fatiga ocular

A más de seis meses de cuarentena, controlar el tiempo frente a una pantalla es una necesidad real ahora que la mayoría del tiempo se consume en línea

Reducir el tiempo en pantalla y combatir la fatiga ocular

A principios de año el estudio We are Social realizado por Hootsuite indicaba que las personas pasan 6 horas y 43 minutos conectadas a una pantalla. Es probable que este número haya aumentado con el confinamiento cuando ya se cumplen más de seis meses de cuarentena en Venezuela.

La exposición a la pantalla se hace necesaria ya que es el medio donde empresas, empleados y estudiantes pueden mantenerse productivos y al día con sus actividades que antes realizaban fuera de casa.

Sin embargo, así como las personas deben mantener una rutina que les permita estar activos, es necesario que también sean conscientes de las pausas que deben hacer ya que, estar expuestos por tantas horas a una pantalla puede afectar el desempeño exitoso de las actividades y además generar algunas dolencias como la fatiga ocular.

Entendiendo este comportamiento y, que hacer las actividades desde casa va a tomar más tiempo, CLX Samsung, liderada por Nasar Dagga, quiere compartir algunas recomendaciones de especialistas que las personas pueden aplicar para hacer de su rutina de estudios o laboral una actividad exitosa.

En primer lugar, se recomienda monitorear el uso de apps en el teléfono que permite conocer y controlar el tiempo que se consume con cada una. Para ello, el usuario debe entrar a la sección de ajustes, dirigirse a la opción batería y más abajo podrá ver las apps más utilizadas y el tiempo que ha consumido en cada una de ellas. 

Otras recomendaciones realizadas por Elizabeth Saunders entrenadora de gestión del tiempo y fundadora de Real Life E Time Coaching & Speaking, indican cómo reducir el tiempo en pantalla:

Bajar la intensidad de videollamadas

¿Realmente necesita hacer una conversación por video? Esta pregunta se debe tener presente porque muchas de estas conversaciones se pueden resolver por una llamada, por correo electrónico o mediante la actualización de un documento compartido. El hecho de que Zoom y otras aplicaciones estén disponibles no significa que se deban usar de forma reglamentaria. Se pueden flexibilizar las conversaciones en línea.

Bloquear tiempo fuera de la pantalla

Organizar el tiempo entre reuniones en línea para descansar de la pantalla es otra opción que Saunders recomienda. Lo esencial es centrarse en otro trabajo de al menos 30 minutos para descansar de la comunicación virtual.

Empezar a escribir en papel

Tomar la ruta de escribir complementa el tiempo fuera de pantalla. Una lluvia de ideas, fácilmente, se puede vaciar en un papel o pizarra. La desconexión de lo digital también contribuye a la creatividad.

Moverse es la clave

Para eliminar la rigidez de estar sentado y bajar la fatiga ocular, es necesario el movimiento. Estar conscientes de cuánto tiempo se lleva en una silla es tan importante como levantarse a la cocina y buscar un vaso de agua. Se recomienda que las llamadas telefónicas, si no se necesita tomar notas o mirar documentos, se tomen de pie o caminando mientras se está conversando.

Tomar descansos sin tecnología

Dar descanso real al cerebro es vital. Tomar las comidas lejos de la computadora, esto permitirá que no solo el cerebro descanse, sino que la perspectiva puede ampliarse si se hace regular alejarse de las pantallas. Crear una separación de las actividades de trabajo o estudio contribuye a aliviar tensiones y entender que es necesario tener tiempo personal para contrarrestar la carga de hiperconexión digital.