Servicios públicos aumentan en Venezuela en plena cuarentena

Mientras la cifra de contagiados por covid-19 en Venezuela asciende a 46, las preocupaciones aumentan para sus ciudadanos. Las tarifas del servicio de aseo y telefonía subieron y los ingresos mensuales de la mayoría no alcanzan para pagarlos, especialmente en medio de una cuarentena nacional que ha paralizado la actividad laboral de miles personas

Servicios públicos aumentan en Venezuela en plena cuarentena

Maduro autorizó el aumento de los precios de servicios de telefonía y aseo en Venezuela en medio de una cuarentena nacional por coronavirus. Esto como una forma de conseguir más ingresos frente a las sanciones financieras de EEUU y la caída mundial del crudo, según Reuters.

“Las medidas siguen a un giro del gobierno de Nicolás Maduro que desde el 2019 flexibilizó los controles de cambio y precios vigentes desde dos décadas, y permite que se hagan pagos en dólares y euros”, apunta en una nota la agencia.

La decisión del líder chavista hace un contraste con los recientes incentivos fiscales que ha aplicado Colombia y EEUU en los últimos días. La Casa Blanca y la Reserva Federal han trabajado en planes económicos para estimular sectores duramente golpeadas por la pandemia.

El precio de la realidad 

Desde hace un par de meses, cientos de comerciantes y habitantes de zonas del este de Caracas han denunciado los constantes aumentos de los servicios.

“En la semana, dos organizaciones empresariales pidieron al gobierno prórrogas para el pago de impuestos, entre otros incentivos fiscales, pero aún no hay respuesta a las solicitudes”, dice el informe de Reuters.

La situación se agrava ahora que todo el país debe cumplir con la cuarentena preventiva. Aquellos comerciantes que no trabajan en el sector alimentario, salud, comunicaciones y servicios públicos deben bajar sus santamarías, lo que merma sus ingresos significativamente.

Un pequeño comerciante, que lleva 15 años vendiendo quesos en el este de la capital y cumple el confinamiento, afirmó tener problemas para surtir y vender su mercancía. La persona dijo a Reuters: “El aseo llegó en 6 millones de bolívares y no puedo pagar eso”.

Esos 6 millones son equivalentes a unos 80 dólares y el comerciante que habló, bajo condición de anonimato, pagó en enero 20 veces menos por el servicio.

Entre aumentos recurrentes

En la Gaceta Oficial del 13 de marzo de 2020 se publicó el aumento de la unidad tributaria. La misma pasó de 50 bolívares a 1500 – 2900% más alta -. La acción sirve para contrarrestar los efectos de la caída en la recaudación de tributos en 2019, que Econoanalítica aseguró a Reuters, estuvo por debajo de los 2.000 millones de dólares.

Por años el ajuste de esa unidad estuvo muy por debajo de la inflación voraz. El parlamento, bajo control opositor, informó que a febrero el crecimiento de los precios fue 3.276% interanual.

En febrero se elevaron entre 80% y 749% las tarifas de servicios de internet, telefonía fija y móvil, según un documento visto por Reuters para el cálculo de inflación que elabora la Asamblea Nacional.

Sin embargo, en Venezuela todos esos ajustes los regula el gobierno aún cuando los servicios lo suministren empresas privadas o públicas.

Un intento fallido de libre mercado

“Si empiezan a liberar tarifas los comercios no podrán pagar por ellas. La teoría del libre mercado en una economía devastada es una quiebra”, advirtió el comerciante y un antiguo vocero del gremio empresarial, Jorge Botti.

En la Venezuela de la bonanza petrolera, las tarifas de servicios básicos se mantenían congeladas por años. Incluso, para la mayoría representaban un gasto mínimo y jamás una preocupación.

En un apartamento en una zona de clase media al sur de la ciudad el monto total por el servicio de telefonía más luz y aseo fueron equivalentes a 2 dólares en febrero. En Venezuela, el salario mínimo es 3,4 dólares.

Se estiman más aumentos

La semana pasada la ministra de Ciencia, Gabriela Jiménez, dijo en una emisora de radio local que están evaluando que la telefónica estatal ajuste las tarifas de telefonía e internet.

Los incrementos llegan cuando hay fallas casi diarias de luz y hay racionamientos de agua en las principales ciudades del país, debido, según los expertos, a la falta de mantenimiento y desinversión. Venezuela, además, tiene uno de los más lentos servicios de internet en la región.

“Los aumentos no se corresponden con la mala prestación de los servicios. El agua no llega suficiente para abastecer hogares y restaurantes todos los días”, dijo Vito Vinceslao, un representante del sector comercial en Apure.

Texto con información de Reuters