<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Solo Ford Motor y Mack ensamblaron vehículos en enero

En el primer mes del año se ensamblaron 254 unidades, 1,2% de la capacidad de producción mensual del sector, de acuerdo con los datos de la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez). La situación de la industria automotriz solo puede considerarse como agónica, y el mejor ejemplo de ello queda en evidencia en las cifras de producción de enero, cuando apenas se ensamblaron 254 unidades, lo que significa que el sector está prácticamente inoperativo tomando en cuenta su capacidad para producir cerca de 21.000 unidades mensuales.

Solo Ford Motor y Mack ensamblaron vehículos en enero

Cavenez reportó que la manufactura de enero pasado representó un retroceso de 47,5% frente a igual mes de 2015, cuando se ensamblaron 484 unidades, y de más de 83% frente a diciembre pasado, cuando salieron de plantas 1.534 carros.

El balance de Cavenez refleja que solo dos ensambladoras laboraron en enero: Ford Motor y Mack. “La mayoría de las ensambladoras agotaron sus inventarios y no hay reposición porque no hubo asignación de divisas”, señaló una fuente del sector que pidió el anonimato, quien recordó que varias empresas decidieron prorrogar las vacaciones de fin de año con la idea de contar con algo de material para laborar en el primer trimestre.

La sequía de dólares se erige como la principal razón de los adversos resultados que muestra el sector. De hecho, el año pasado ninguna empresa recibió liquidaciones de divisas para la compra de material de ensamblaje, pues los pocos dólares asignados y liquidados solo sirvieron para la compra de repuestos.

El sector en su conjunto arrastra una deuda que se estima alcanza los 3.000 millones de dólares, situación que ha provocado la suspensión de los despachos de material productivo por parte de los suplidores internacionales, que reclaman no solo el pago de las acreencias sino cancelar por adelantado el envío de nuevos insumos.

– Privilegiados –

No es de extrañar que Ford haya sido una de las dos empresas que ensambló en enero. A finales de 2015, fuentes sindicales informaron que en efecto la empresa contaría con material para armar unas 300 unidades, 200 de ellas del SUV Explorer y 100 de otros modelos, pero agotado ese inventario no podrían mantener la operatividad pues no se ha repuesto el stock de insumos importados.

Gracias a un acuerdo alcanzado el año pasado con el gobierno, la firma ha utilizado recursos propios para la compra de material para el ensamblaje de autos que son vendidos en dólares. No obstante, los propios trabajadores aseguran que los autos no se están vendiendo debido a su elevado precio.

Un modelo similar está utilizando Mack de Venezuela, empresa que desde el año pasado adquiere con recursos propios el material necesario para ensamblar los camiones pesados que componen su gama.

La situación de MMC es aun bastante difusa, luego que a finales de diciembre se conociera que la planta de Barcelona fue adquirida por el Grupo Yammine, socio del gobierno en otros proyectos automotrices.

En cuanto a Toyota, que no escapa a la escasez de material de ensamblaje, se espera que mantenga operaciones para la producción de piezas destinadas a la exportación, según un acuerdo alcanzado en noviembre con el Ejecutivo.

En cuanto a General Motors, aunque en diciembre armaron unas 700 unidades, fuentes cercanas a la empras señalan que se trató del último lote ensamblado con material disponible, tras lo cual no podrá mantener operaciones hasta la recepción de insumos.