¿Son los anuncios económicos de Maduro un paquetazo?

Las medidas que el presidente Nicolás Maduro anunció el miércoles en cadena nacional de radio y TV han sido calificadas de "paquetazo". No obstante, economistas consultados coincidieron en señalar que distan de serlo.

¿Son los anuncios económicos de Maduro un paquetazo?

Líderes políticos y dirigentes sindicales se han referido a los anuncios presidenciales como un “paquetazo” -algunos le añaden el adjetivo “rojo”- señalando que solo traerá más penurias a la ya vapuleada economía que cerró 2015 con una contracción de 5,7% y una inflación de 180,9%.

En la literatura económica no existe el término paquetazo, pero en Venezuela se entiende el vocablo como sinónimo de plan de ajuste o programa económico, que recoge “un conjunto de medidas dirigidas a reducir problemas estructurales de una economía”, dice Luis Oliveros, economista y profesor universitario.

Tamara Herrera, directora de la firma Síntesis Financiera, señala que las medidas van concatenadas y en secuencia con una dirección clara y lo dado a conocer por Maduro no califica como tal.

Pero “paquetazo” tiene una connotación negativa en la memoria de los venezolanos, ya que así se denominó el conjunto de medidas económicas que Carlos Andrés Pérez durante su segundo gobierno, pretendió poner en marcha luego de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para levantar los controles de cambio y de precios.

Ha sido así desde 1989, cuando el anuncio de una devaluación y el alza de 25 céntimos en el precio del litro de la gasolina -una de las varias medidas que acompañaría un plan de ajuste- ocasionó el estallido social conocido como El Caracazo, que causó saqueos, destrozos, desaparecidos y cientos de muertos.

Devaluación y aumento de la gasolina es recordar el “paquetazo” de CAP como el detonante de la explosión social, señala Ronald Balza, economista y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello, quien sostiene que el presidente Pérez no hizo políticamente viable su plan.

De las 7 líneas de acción anunciadas por el jefe de Estado, solo el aumento en el precio de la gasolina y la “mutación cambiaria” como llamó Herrera la eliminación formal de los tipos de cambio (Sicad I y Sicad II y el Simadi), son medidas económicas, pero el alcance de estas y el resto de las decisiones no pueden ser consideradas como un “paquetazo” o plan de ajuste.

Oliveros dice que las medidas son pañitos calientes y solo el alza en el precio de la gasolina fue positiva, pero tiene varios pero.

Uno de ellos es que se dejó fijo el precio y en una economía inflacionaria, “la mejor opción es dejarlo fluctuar de acuerdo a la inflación y así se garantiza que las distorsiones no se acumulen tanto en el tiempo”.

Otro de los contra que observa Oliveros es que se deja intacto el convenio preferencial de suministro de crudo a Petrocaribe, mientras se sube el precio del combustible en el mercado interno.

El destino de los recursos que se obtendrán por el alza también es criticado. El académico señala que irá al Fondo Nacional de Misiones y Micromisiones, “y los venezolanos estamos cansados de fondos poco transparentes que el gobierno usa como le da la gana”.

“El problema está en que no hay un verdadero programa económico. No nos dicen cómo se va a efectuar el precio en el futuro, cuándo ni bao qué criterios. El gobierno puede quedarse en el mismo sitio”, advierte Balza.

En materia cambiaria se repiten los errores. Se anuncia una tasa de Bs 1o por dólar y otra que se dejará fluctuar, “pero ya sabemos que cuando el tipo de cambio empiece a subir mucho lo van a estancar otra vez y eso causará problemas”,puntualiza Oliveros.

Las fallas de producción se dan precisamente porque los empresarios no tienen acceso a las divisas, por lo que Herrera ve en ello un escollo sin resolver, ya que Maduro no detalló el mecanismo. Si bien asomó que los precios de los rubros regulados serán aumentados en base a los costos reales, de nada sirve si las empresas no pueden disponer de moneda dura para importar materias primas, insumos y equipos.

Ambos economistas coinciden en que no hay ni una sola medida que sume dólares a la economía, nada que permita reducir el déficit fiscal y que de acuerdo a los cálculos de Oliveros, es de unos 28 mil millones de dólares.

El gobierno tendrá un poco más de ingresos, pero con los beneficios sociales anunciados, el déficit aumentará, indica Oliveros.

“Esto es un parchecito para no decir que no hicieron nada”, dice la analista financiera, quien destaca que no hay señales que indiquen que se pondrá fin a la escasez y que se saldrá de la recesión.

En resumidas cuentas, no hay una sola medida que indique que la actividad económica vaya a mejorar, por lo tanto Venezuela seguirá con los mismos problemas que causan inflación, desabastecimiento y decrecimiento.

Pero lo peor es que la dirigencia de oposición al calificar los anuncios de “paquetazo”, coloca piedras en el camino para que más adelante se adopte un necesario programa de ajustes, observa Balza.