Sudeban busca acelerar nuevos métodos de pago

La institución dirigida por el comandante del Ejército Antonio Morales considera como “ilegales” las medidas sancionatorias impuestas por Estados Unidos, asegurando incluso en un comunicado que son “ataques terroristas del imperio en contra de la economía” de Venezuela.

La Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) solicitó a los bancos acelerar la implementación de métodos de pago alternativos a las convencionales tarjetas y el efectivo, informó en una nota de prensa publicada el 4 de septiembre.

En una reunión realizada este miércoles, Sudeban conversó “con representantes de la banca pública y privada, redes interbancarias y operadoras de tarjetas de débito y crédito; con el propósito de adelantar los procesos para la consolidación del funcionamiento de los medios alternativos de pago e integración de las operadoras de tarjetas”.

Explicaron que la urgencia por poner en marcha estos proyectos es contrarrestar los efectos de las sanciones impuestas por Estados Unidos y el Departamento del Tesoro sobre las actividades comerciales entre entidades norteamericanas y compañías venezolanas ligadas al gobierno.

De acuerdo con la información compartida en la página web de la Sudeban, “esta actividad se dividió en dos mesas de trabajo, en donde se abordaron los temas de Suiche Nacional, C2P y Biopago, para generar un cronograma de actividades que conducirá a la implementación de un sistema de pago independiente y soberano”.

Adelantaron que “próximamente iniciarán las pruebas en ambiente de calidad para posteriormente definir las fechas en las que cada institución bancaria entraría en producción” del sistema Biopago.

Tanto la Sudeban como su director, el comandante del Ejército Antonio Morales, calificaron las medidas del gobierno estadounidense como “ilegales”.

Incluso consideraron que las sanciones no son más que “ataques terroristas del imperio en contra de la economía” de Venezuela.

Morales también solicitó durante entre bancos y la Sudeban que los límites para consumos por puntos de venta sean revisados de forma periódica y, además, pidió que en un plazo de una semana fueran aumentados como mínimo a 10 millones de bolívares diarios.

Esta reunión sucedió el mismo día que Mastercard anunció que dejará de trabajar con los bancos estatales Banco Agrícola de Venezuela (BAV) y el Banco de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Banfanb), contestando a las peticiones del Departamento del Tesoro estadounidense.