Tasa de frontera repite la historia del dólar paralelo

La activación de casas de cambio que vendan pesos colombianos en la frontera venezolana es un mecanismo más de los varios que en materia cambiaria ha intentado el gobierno sin que hasta ahora alguno haya funcionado. Expertos temen que con esta medida las colas de personas se instalen frente a estas entidades de cambio para comprar pesos y luego revenderlos en el mercado paralelo tanto de Cúcuta como de Venezuela.

Tasa de frontera repite la historia del dólar paralelo

De un lado a otro caminaban por las calles de San Antonio del Táchira decenas de personas tratando de ubicar las casas de cambio anunciadas por el presidente Nicolás Maduro, durante la cadena nacional del pasado domingo 15 de enero, que venderían pesos colombiano..

Nadie les daba razón de la ubicación de las instituciones cambiarias, incluso una de las direcciones (carrera 9, entre calles 2 y 3, barrio Lagunitas en San Antonio), que publicó el gobierno regional y en la que funcionaría una casa de cambio, hay un restaurant de comida china.

Fue hasta cerca del mediodía que se confirmó que la oficina de Italcambio, ubicada a pocos metros de la plaza Bolívar de San Antonio del Táchira, sería por ahora la única autorizada para la compra y venta (vía electrónica) de pesos y bolívares, mientras se definen la fecha y dirección de la activación de dos casas de cambio más en la zona.

“Este negocio va a quebrar, nació colapsado porque la gente va a comprar pesos, más no se van a vender. Nadie va a vender pesos en San Antonio si en Cúcuta vale un bolívar y aquí se lo venderán en 4”, dijo Osacr Sánchez, presidente de la asociación de operadores cambiarios, para quien la situación que se crea con estas casas de cambio es igual o peor de lo que ya existía en la frontera.

Por su parte, algunos habitantes de la frontera que aguardaban a las puertas de Italcambio, desconfían de los anuncios que hace el primer mandatario nacional, pues a su juicio ha perdido credibilidad.

“Queremos saber si la mamadera de gallo va a funcionar porque en la palabra del presidente ya no creemos. Da tristeza como se burla del pueblo y nada de lo que anuncia se concreta. No confío en él”, señaló William Amaya a las puertas de Italcambio.

Como una distracción y una trampa más del gobierno venezolano, ve José Benavides la nueva venta de pesos y bolívares en las casas de cambio fronterizas.

“No hay dinero, el país no tiene plata. Seguramente el que va a estar frente a eso será el señor Carlos Dorado, propietario de Italcambio, a lo mejor el gobierno le suelte el billete a él”, dijo.

Las casas de cambio son la película del momento, -precisó Benavides- ya pasamos la película de los billetes de 100 bolívares y la de las estaciones de servicio internacionales.

“Es muy difícil concretar un cambio a 4 pesos por bolívar porque tenemos un bolívar muy devaluado, no creo que agarre la fuerza que se está esperando. Y para contrarrestar mafias, aquí las únicas mafias que existen son las del gobierno”, indicó.

– La misma historia –

La fijación de una tasa de cambio unilateral entre pesos y bolívares es repetir lo que se está haciendo entre el bolívar y el dólar, señaló el analista financiero Arnaldo Gutiérrez.

Decir que la instalación de casas de cambio va a mejorar o va a producir un desarrollo del país, es mentira. Lo que esto va a producir es un estancamiento de la economía, explicó.

“El comercio fronterizo no se va a mover con la tasa impuesta por el gobierno nacional porque esto es imposible, se moverá por la tasa que fije el mercado. Va a existir un diferencial cambiario que alguien tiene que pagar o subsidiar y lo hará el Estado”, precisó.

A juicio del experto financiero, el gobernador del Táchira, José Gregorio Vielma Mora y el presidente Nicolás Maduro, deben tener una fórmula mágica o esperan un milagro porque las tasas de cambio no las impone un decreto presidencial sino el valor del mercado.

Lo que avizoran se inicie en las próximas horas en el estado Táchira son largas colas frente a las casas de cambio para comprar pesos que luego serán revendidos en el mercado paralelo tanto de Cúcuta como del resto de Venezuela.