<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Tineo, de Fivenca, explica su moderado optimismo en el mercado venezolano

Hombre activo en el mercado de valores venezolano desde hace 30 años, José Gregorio Tineo ha atravesado con éxito varios ciclos económicos. Hoy, cuando celebra los 20 años de su Grupo Fivenca, ofrece en esta entrevista su visión del entorno local y las posibles oportunidades en marcha.

Tineo, de Fivenca, explica su moderado optimismo en el mercado venezolano

La consabida crisis económica que atraviesa Venezuela deja ver varias paradojas. Una de ellas es el mercado de valores, donde ciertos instrumentos financieros y firmas del sector atraviesan un incipiente auge con oportunidades de inversión. El Grupo Fivenca es uno de estos actores con capacidad de adaptación.

Así se deduce de esta conversación con el inversionista José Gregorio Tineo, presidente del Grupo Fivenca, un hombre con una trayectoria de tres décadas en el mercado financiero venezolano. Él ha vivido varios de los diferentes ciclos que ha atravesado la economía venezolana, y dice que no tiene intensiones de bajarse del barco, y que que pertenece a este lugar.

“No es que (los inversionistas) estén haciendo cola en Maiquetía. Pero se han dado dos o tres operaciones importantes en el último año. Hay un potencial, soy firme creyente en eso…nos hemos quedado y seguimos adelante y creyentes”, dice en entrevista con El Estímulo.

Su grupo Fivenca cumple 20 años de operaciones en el mercado financiero venezolano. Esta celebración coincide con un momento importante en ese sector, donde las cosas parecen estar cambiando y los inversionistas están atento a las señales.

Oteando el viento

«En nuestro mercado las cosas han seguido evolucionando», dice Tineo.

Enumera algunas de esas señales y evidencias de cambios en marcha que en el último año tal vez hayan pasado desapercibidos para muchos fuera del estrecho mundo del mercado financiero y de Valores.

Hay nuevos instrumentos de  inversión saliendo al mercado; como emisiones de acciones de empresas; hace un par de semanas tres fondos, uno de ellos el fondo de capital abierto de Fivenca se inscribieron en la bolsa de Valores de Caracas  y pronto empezarán a cotizar.

El fondo de Fivenca, que saldrá al mercado tras esa reciente inscripción en bolsa, va en el sentido de esa búsqueda de oportunidades de crecimiento e inversión en algunos sectores  específicos. También se perfila como una oportunidad de capitales para empresas que necesitan financiamiento.

José Gregorio Tineo, presidente del Grupo Fivenca, en una imagen corporativa. Foto: Fivenca

«Sigue fluyendo la comunicación con nuestro regulador,  de manera adecuada y con una disposición a escuchar ideas, en este ámbito creo que seguimos caminando a buen ritmo”, dice sobre la relación del mercado con la Superintendencia Nacional de Valores.

La prometida Bolpriaven

También se tiene previsto que a mediados de año salga definitivamente Bolpriaven, la bolsa de productos e insumos agropecuarios, un viejo proyecto que se había quedado en el tintero.

Fivenca también tiene ya a punto su Casa de Bolsa de Productos Agrícolas, lista para iniciar operaciones al reactivarse Bolpriaven.

Ahora el retraso se debe más a cuestiones operativas, no a cuestiones del gobierno, señala Tineo.

«Son directrices que bajan desde el ministerio de Finanzas, a donde está adscrita la superintendencia, desde el alto gobierno. Percibo una hay una directriz clara de facilitar y apuntalar el mercado de valores”, afirma.

Para analistas políticos y de entorno, este es un punto muy pertinente, considerando que desde hace casi dos décadas el régimen chavista ha sido anti mercado, se dice anti capitalista y ha llevado a cabo una guerra sorda contra el sector privado.

Una gran incógnita es saber si hay cambios estructurales en marcha, si se está forjando un nuevo modelo económico híbrido, o si el pragmatismo chavista es una veleta que puede cambiar con los tiempos.

Creer o no creer

«Seguimos en el camino, falta mucho por recorrer. Estamos todavía en un mercado incipiente pero que va a avanzando poco a poco a los pasos de la economía del país. No puede ser de otra manera, pero es un mercado que sigue evolucionado y construyendo y desarrollando nuevos instrumentos”, sostiene.

Los negocios del mercado de valores son como bailar un tango: siempre hacen falta dos. Entonces la pregunta es si hay apetito en el mercado, si hay gente decidida a apostar en medio de este entorno de Venezuela que se asemeja siempre a una encrucijada.

«Se siguen acercando nuevos compradores al mercado. La mayoría de los compradores de los papeles de deuda privada son inversionistas institucionales, fideicomisos y cajas de ahorro . Todavía no hay un apetito general, hay compradores sectorizados para el tipo de instrumento», explica.

«En cuanto a las acciones de la bolsa, el movimiento se ha mantenido bastante lento. Sigue su camino natural, se siguen aprobando las emisiones, acercando nuevos emisores al mercado. Aquí estamos viendo una evolución», recalca.

Termómetro de las economías

El mercado de valores como terreno de inversión y de financiamiento para las empresas juega un papel fundamental en las economías capitalistas. Eso ha sido así a lo largo de la historia.

En el caso de Venezuela hoy cobra un interés potencial añadido porque el sistema bancario está técnicamente paralizado, devorado por la hiperinflación. Casi no existe el crédito agrícola, industrial, comercial, mucho menos al consumo.

Entonces, las emisiones de papeles comerciales de renta fija y las emisiones de acciones (renta variable) en la pequeña bolsa de Caracas podrían ser una alternativa.

A comienzos de año, algunos acercamientos del régimen de Nicolás Maduro con el sector empresarial privado, especialmente Fedecámaras, habían alimentado ciertas expectativas. Hoy no del todo confirmadas.

«Seguimos en el camino, falta mucho camino por recorrer. Estamos en un mercado incipiente, pero que va avanzando poco a poco, a los pasos de economía del país. No puede ser de otra manera, pero es un mercado que sigue evolucionado y sigue construyendo y desarrollando nuevos instrumentos».

Apetito frugal

“La mayoría de los compradores son inversionistas institucionales”, dice sobre el apetito en estos papeles, que atraen a comercios y cajas de ahorro.

«Todavía no hay un apetito general…hay compradores sectorizados para el tipo de instrumento», precisa.

En cuanto a las acciones de la bolsa, el movimiento se ha mantenido bastante lento.

«Pero estamos en proceso de cambio en muchas cosas tanto en la económico pero también en lo político, que tiene que irse desenvolviendo y eso dará un mayor o menor impulso al mercado».

Todavía es muy pequeño este mercado y no cubre totalmente las expectativas de financiamiento que puedan tener las empresas. «Pero eso debería seguir evolucionando».

Destaca que fue importante la compra de algunas empresas por fondos internacionales, negocios que se dieron a principios de este año y finales del año pasado. Se refiere a las compras de Cargill y el grupo Corimon, por grupos de afuera.

“Eso muestra algún tipo de interés de inversionistas por algunas empresas que están acá. Hay gente que llama, que pregunta, hay gente un poco más pendiente de lo que está pasando en Venezuela. Ahora, todo va a depender de los cambios si ocurren o no esos cambios», dice.

La política factor clave

En la parte política dice que ha habido flexibilizaciones en muchos aspectos.

«Creo que falta mucho, mucha parte legal que dé seguridad jurídica y eso es imprescindible para el inversionista», aclara.

Señala que en la política hay cambios que se esperan y que no necesariamente deben ser abruptos, sino algo que pueda mover las cosas.

«Tenemos un país que esta limitado en muchos aspectos por las sanciones de Estados Unidos contra los personeros del régimen chavista y la estatal Petróleos de Venezuela. Mientras tengamos las sanciones eso va a limitar muchas iniciativas».

El entorno también dependerá de los cambios que puedan producirse en materia política, con unas elecciones a finales de año, «hay que ver como se desenvuelven» y como las toma la comunidad internacional y como se toman internamente.

«Todo eso podría dar señales para, a lo mejor, una flexibilizaciones de las sanciones. Sin entrar en temas políticos, estamos en una situación en la que el mercado tanto de inversionistas internos como externos está esperando algún tipo de evolución, de destranque del juego. Porque de alguna manera tenemos un juego trancado. Un estatus quo que está trancado y el mercado espera que se mueva, que evolucione de alguna manera».

Depende del tipo de cambio

Para muchos analistas políticos, e inclusive para muchos dirigentes de la oposición, la economía venezolana es insalvable a menos que ocurra un cambio de régimen, o de sistema.

Mientras tanto, el país sufre una hiperinflación histórica en el mundo, la tasa de desempleo más alta a escala global, así como la más larga y profunda depresión económica experimentada por país alguno en tiempos de paz o sin un gran desastre natural.

Para Tineo mucho depende de lo que la gente quiera interpretar por cambios políticos.

“Pueden interpretarlo como un cambio brusco de un sistema a otro, o como algún tipo de de negociación y convivencia, para la administración de un país, entre los que son responsables de administrar un país. No necesariamente cambio político significa una sola cosa», insiste.

«Lo que sí hace falta es un acuerdo nacional para poder definir cual es el ritmo que debe llevar el país. Si hay ese acuerdo esa definición en pro del crecimiento del país Venezuela tiene todo el potencial», dice.

La Venezuela de antier

Recuerda que este fue el mercado más importante de Latinoamérica «para infinidad de compañías a nivel mundial» y cita ejemplos en el mundo de países que lograron levantarse  y crecer, como Japón, Vietnam, Suráfrica, que han dado un vuelco importante y ha tenido un crecimiento vertiginoso.

«Creo que puede ser el caso de Venezuela porque el potencial lo tenemos. Yo soy firme creyente de eso y la gente que nos hemos quedado en Venezuela, trabajando y siguiendo adelante es porque definitivamente somos creyentes de que Venezuela tiene un gran potencial».

El Grupo Fivenca, tiene cuatro divisiones: Agrícola, Internacional, Nacional y División de Investigación y Finanzas Corporativas.

Fivenca

En esta foto de 2019, Fivenca patrocinaba un seminario para explorar oportunidades del mercado venezolano. El economista Ramiro Molina, directivo del Grupo, habla a los asistentes.

“Ha sido un camino de aprendizajes, en el que hemos avanzado en la construcción de una institución que se distingue por su calidad y excelencia, y por el compromiso y la pasión de todo su equipo de trabajo», dice Tineo sobre la filosofía de «aprovechar las mejores oportunidades existentes”.