Trabajadores de Civetchi denuncian salida irregular de vehículos de planta

La planta está produciendo a menos de 10% de su capacidad por falta de material de ensamblaje, por lo que temen ser despedidos ante la caída de la producción.

Trabajadores de Civetchi denuncian salida irregular de vehículos de planta

Los trabajadores del Consorcio Industrial Venezolano de Tecnología China (Civetchi), productora de vehículos chinos Dongfeng, denunciaron la irregular salida de las unidades ensambladas en la planta de Valencia, pues no están siendo destinadas a la red de concesionarios sino que son asignadas a discreción por la junta interventora, que también ha ordenado su comercialización a través del programa Venezuela Productiva Automotriz.

“Desde que se instaló, la junta interventora no acepta que se realice la contraloría obrera. Los trabajadores no sabemos a dónde van a parar esos vehículos porque las listas que llegan a nuestras manos aparecen sin datos del comprador o de la empresa a las que son asignadas”, dijo Jhoan Sarmiento, trabajador de la corporación mixta en la que el Estado es propietario de 51% de las acciones.

Sarmiento afirmó que anteriormente la contraloría social funcionaba y garantizaba la transparencia en la asignación de las unidades producidas, pues se aseguraba que los vehículos fueran distribuidos a la red de 10 concesionarios de la marca. “Ahora no se sabe para dónde van los vehículos”, reiteró el vocero, quien dijo tener evidencia de personas ligadas a la junta que han sacado de planta lotes de varios camiones y camionetas sin el respectivo soporte.

“La red de concesionarios hace mucho que no recibe un solo vehículo, lo que afecta a los trabajadores de esas empresas constituidas para vender los productos que nosotros ensamblamos”, dijo.

De allí que el vocero de los trabajadores exigió al presidente Nicolás Maduro la realización de un auditoría a la junta interventora para “que se comprueben las irregularidades que se están cometiendo”.

-Producción a la deriva-

En este mismo sentido, Sarmiento catalogó de “crítica” la situación de la planta, que se encuentra laborando a menos de 10% de su capacidad tras el agotamiento de material de ensamblaje para camiones y la escasez de materia prima para la manufactura de camionetas. “Estamos produciendo tres camionetas al día cuando la planta puede producir 40 diarias”, afirmó.

Explicó que en planta solo queda material para armar 300 camionetas, razón por la cual se están racionando los insumos para evitar la paralización. “No se ha podido importar más material por la misma situación económica que atraviesa el país”, afirmó el trabajador.

El vocero explicó que en almacenes existe material para armar unos 2.600 carros familiares, pero las líneas de ensamblaje no están adecuadas para ese tipo de vehículos. La excusa, explicó, es que no hay recursos para traer a los ingenieros de Dongfeng desde China para que realicen los ajustes requeridos.

De allí que los 250 trabajadores de la empresa temen ser despedidos una vez agotado el material, por lo que desde la semana pasada iniciaron una jornada diaria de protesta a fin de llamar la atención de las autoridades, tanto en lo concerniente a las irregularidades administrativas como a la situación de la masa laboral. Sarmiento descartó que se haya paralizado la producción, pues la protesta se realiza en horas de almuerzo.

Tras denunciar que los trabajadores de Civetchi ganan sueldos de “hambre” equivalentes a salario mínimo más Bs. 3.000 en ticket de alimentación, Sarmiento también señaló que la junta interventora se ha excedido en sus funciones al inmiscuirse en el ordenamiento laboral establecido.

“Se viene violando la política laboral interna, como por ejemplo que las vacaciones aquí fueron siempre individuales y ahora se quiere imponer que sean colectivas. Pedimos al presidente Maduro que se respeten nuestros derechos, porque la junta vino solo para vender vehículos, no para establecer nuevas reglas de trabajo”, dijo.