<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Trabajadores de Goodyear desmienten toma de la empresa por el Gobierno

Los trabajadores de la planta de cauchos Goodyear se reunieron el 11 de diciembre con el ministro de Trabajo, Eduardo Piñate, para evaluar la situación legal de la empresa.

Trabajadores de Goodyear desmienten toma de la empresa por el Gobierno

El secretario de organización del sindicato, Yoel Peña, destacó que en las conversaciones se desarrollaron en la sede del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) de Guacara, y durante el diálogo no se trató lo referente al control de la industria de neumáticos, por parte del Estado.

“El Ejecutivo está buscando los procedimientos legales y administrativos para ponerlos en marcha, a fin de solventar la situación de la empresa”, agregó.

Asimismo, recalcó que no existe ninguna información formal sobre la toma de la planta por el Estado, que es un rumor que ha corrido en las redes sociales recientemente.

Dispuestos a retomar la producción

El dirigente laboral aseguró que están dispuestos a retomar la producción con el Ejecutivo nacional o «cualquier persona» que quiera reactivar dicha industria.

No obstante, Peña mencionó que los trabajadores desconocen cuándo se realizará un nuevo encuentro con representantes del Estado y si arrancarán nuevamente las máquinas.

Cabe recordar que el Gobierno informó este martes a través de un comunicado que tomó el control de las instalaciones de Goodyear, planta fabricante de neumáticos ubicada en Carabobo.

A través de un comunicado leído en Venezolana de Televisión (VTV), el gobierno venezolano anunció que puso en marcha “todos los procedimientos” para “restablecer la operatividad y productividad de la compañía».

Por su parte, los dueños de la transnacional estadounidense habían anunciado a través de un comunicado el cese de operaciones en el país.

Medida de protección

En su comunicado el gobierno tildó la ocupación como una “medida de protección” a los trabajadores y solicitó a la Fiscalía iniciar “una investigación penal contra los propietarios y responsables de la empresa C.A. Goodyear de Venezuela (GDV) para determinar su responsabilidad ante este hecho de sabotaje y boicot”.

Previamente, el personal aseguró haber recibido el pago de salarios y beneficios laborales del antiguo patrono, además de disponer de un monto “adicional extraordinario” que será desembolsado en los próximos días, así como 10 neumáticos.

La fábrica de cauchos apenas llegaba a 30% de su capacidad instalada, estaba sacando al mercado tres mil cauchos diarios de: rin 13, 14, 15, 16 y 17.

El gobierno venezolano enmarcó la decisión de Goodyear, de acuerdo al documento, en una “escalada de ataques” contra un plan de reformas lanzado por el presidente Nicolás Maduro en agosto pasado.

El cierre “se suma al expediente de desestabilización y continuas agresiones que desde Estados Unidos se promueven contra Venezuela”.