Trabajadores de Smurfit Kappa siguen a la espera a una semana de su liquidación

Este lunes 1 de octubre se cumplió una semana desde que la empresa trasnacional Smurfit Kappa Group (SKG) decidió no continuar con el negocio en Venezuela, con lo que los trabajadores en cada una de las plantas en suelo nacional comenzaron a recibir una liquidación que muchos consideran incompleta.

Desde ese momento se han dado diversas reuniones entre sindicatos, representantes gubernamentales de organismos como el Ministerio del Trabajo y la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), entre otros, pero aún los trabajadores siguen sin conocer cuál será el destino que tendrán.

Estaba previsto que el sábado 29 de septiembre se diera la ocupación permanente de la empresa Smurfit Kappa Cartón de Venezuela (SKCV) y para ello estaba previsto que asistiera el ministro del Trabajo, Eduardo Piñate, pero fue suspendida.

Según trabajadores de la firma en Valencia, SKG habría enviado a un bufete de abogados desde Nueva York a reunirse con el gobierno venezolano.

La empresa informó a través de un comunicado a la opinión pública nacional, el 24 de septiembre, que estaba “impedida de continuar ejerciendo el negocio de Smurfit Kappa Cartón de Venezuela en el país” por acciones que calificó como arbitrarias y de continuas interferencias.

También solicitó la liberación de dos de sus empleados, Luis Lugo y Cipriano Betancourt, detenidos en la sede de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en Valencia, Carabobo.

El viernes de la semana pasada, Julio Hidalgo, dirigente sindical de Corrugadora Latina, otra empresa del grupo, dijo a El Estímulo que desde el miércoles 26 de septiembre dejaron de funcionar los comedores y el transporte. El viernes 28 se detuvo el servicio médico. Las medidas acrecentaron la incertidumbre y preocupación.

“Estamos con la mayor disposición de seguir avanzando para que la empresa continúe pues estamos relacionados con el sector alimenticio. El objetivo es que prosigamos produciendo y garantizando puestos de trabajo”, recalcó Hidalgo.

El pasado 28 de agosto de este año 2018 ocurrió una toma temporal de la planta de Cartonal perteneciente a este grupo, ubicada en la zona industrial de Valencia, y que les fue informada a través de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde).

En el país funcionan diez plantas de este consorcio empresarial: cinco en Carabobo, dos en Aragua, una en Caracas, otra en Yaracuy y una más en Portuguesa y entre todas poseen al menos 1600 empleados, indicaron trabajadores en Valencia.