Un nuevo gobierno debe pedir crédito externo para dar de comer a los venezolanos

Para el dirigente político Eduardo Fernández, Venezuela necesita "un nuevo gobierno ya, incluso con el presidente Nicolás Maduro a la cabeza, pero con un vicepresidente de oposición" y que ante la salida del gobierno de la mesa de diàlogo, la Mesa de la Unidad Decemocrática (MUD) debe asumir el liderazgo de la nación.

«Lo lamento por el próximo gobierno que vendrá, porque encontrará una situación muy precaria en el país», afirma Fernández, quien opina al igual que el economista venezolano de la Universidad de Harvard, Ricardo Haussmann, que «Venezuela está condenada al êxito» si se ejecutan bien las políticas macroeconómicas.

Sostiene que la actual crisis económica, política e institucional hace necesario que el país tenga un nuevo gobierno, que en primer lugar debe conversar con los organismos internacionales para conseguir financiamiento.

«Ese nuevo gobierno tendrá que buscar un auxilio financiero internacional con organismos multilaterales, para que permita colocar comida en la mesa de los venezolanos y comprar las medicinas que tanto se necesitan. Si se produce vendrá acompañada de una serie de ajustes para corregir las políticas económicas equivocadas de los últimos 18 años», afirmó durante el foro Perspectivas 2017, organizado por Econométrica.

Destaca que estos ajustes lamentablemente deberán ejecutarse de «manera obligada» a solicitud de los organismos que otorguen los préstamos internacionales, cuando «debimos hacerlo de manera voluntaria y por nuestro propio raciocinio».

A juicio de Fernández, también presidente del Centro de Políticas Públicas Ifedec, un nuevo gobierno debe «jugárselas todas» para ejecutar los ajustes necesarios y que no son fáciles de hacer.

Sostiene que Venezuela requiere urgentemente de un nuevo gobierno, que no solo recupere la economía del país, sino que ayude a superar la crisis institucional, social y política.

«Necesitamos un nuevo gobierno ya, incluso con el presidente Nicolás Maduro a la cabeza, pero con un vicepresidente de oposición para liderar ese gobierno de transición. El presidente debe decir, reconozco que esto es una catástrofe y cambio a todos mis ministros y nombro a gente capacitada para gerenciar esta crisis», dijo el dirigente político.

Afirmó que ante la salida del gobierno de la mesa de diálogo, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) debería «asumir el liderazgo de la Nación».