Una familia de 4 miembros necesita ingresos de Bs 72 millones para vivir bien

La hiperinflación hace estragos en el presupuesto de los venezolanos quienes cada vez tienen mayores dificultades para satisfacer sus necesidades básicas. Al cierre de febrero, una familia de cuatro integrantes requería de Bs 72 millones para vivir cómodo, según la medición de Ecoanalítica. 

Una familia de 4 miembros necesita ingresos de Bs 72 millones para vivir bien

Cubrir los gastos corrientes se hace cuesta arriba ante el acelerado avance de la inflación, lo que ha llevado a las familias a «renunciar a algo», dice Asdrúbal Oliveros, socio-director de Ecoanalítica.
«Para estar bien se necesitan Bs 72 millones y esto no incluye ahorro ni gastos extraordinarios (imprevistos)», asegura el economista, cuya empresa consultora y de análisis financiero lleva el pulso a una cesta de bienes y servicios denominada canasta óptima, que mide el comportamiento de los mismos 13 grupos clasificados por el Banco Central de Venezuela para tal fin.
Los ingresos mensuales requeridos al cierre de febrero para satisfacer la canasta óptima representan un alza de 60% en comparación con los Bs 45 millones que se necesitaban en enero de 2018 y de 700% si se contrasta con los Bs 9 millones de octubre de 2017.
En el segundo mes del año se evidenció una aceleración en el índice inflacionario. El aumento intersemanal de los precios de bienes y servicios en enero era de 16% y en las dos primeras semanas de febrero se ubicaba en 21%, señaló Oliveros, quien destaca la importancia de tomar decisiones rápidas para ganarle a la hiperinflación, de lo contrario pueden salir caras.
Hasta septiembre, último mes antes de entrar Venezuela oficialmente en hiperinflación, 82% de los ocupados percibían ingresos por debajo del salario mínimo integral  (Bs 325.544), de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Condiciones de Vida (Encovi) 2017.
El venezolano ha perdido calidad de vida ante el progresivo deterioro del poder de compra. El director de Ecoanalítica recomienda a quienes mantengan un empleo formal, cuidarlo.
Consciente de que la gente no puede vivir de un solo sueldo, sugiere al trabajador evaluar sus opciones para generar ingresos adicionales. En momentos en que el bolívar ha perdido su valor, ofrecer algún tipo de servicio en otra moneda resulta una alternativa válida, señala.
«En Venezuela un dólar rinde hasta tres veces más que afuera», dice para señalar que lo prioritario para cualquier persona en estos momentos de crisis debe ser comer bien y mantenerse sano.
El país está inmerso desde 2017 en un proceso hiperinflacionario que ha sumido a la población en una mayor pobreza y profundizado la crisis humanitaria, que el gobierno de Nicolás Maduro se niega a reconocer y por tanto desestima cualquier ayuda externa.
Venezuela acumula cuatro años de contracción económica, en los que ha perdido poco más de un tercio de su tamaño, en un contexto de fuertes controles que han destruido al aparato productivo y reducido significativamente el nivel de importaciones.
 
 ]]>