<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Más de 200% se disparan pólizas de seguros para vehículos usados

Para protegerse de la inflación, muchas empresas incrementan en más 100% el monto referencial del indicador de precios tradicionalmente utilizado por el sector para estimar el costo de las primas.

Más de 200% se disparan pólizas de seguros para vehículos usados

El prepuesto mensual de María Espinoza se vio fuertemente afectado en junio: el imprevisto cambio del parabrisas requirió el desembolso de Bs 25.000, dinero que no podrá recuperar pues su auto, un Renault Scenic 2007, no está asegurado. “La póliza aumentó tanto que no pude pagarla”, comenta la comunicadora social que ingresó al creciente grupo de propietarios que han dejado de asegurar su vehículo por el exponencial aumento de las primas.
En efecto, las primas han experimentado alzas de más de 200% en el último año impulsadas por la fuerte apreciación de los vehículos de segunda mano dada la caída de la oferta de carros nuevos y las distorsiones asociadas a la subida del dólar, a lo que se suma una valoración extraordinaria que han implementado las aseguradoras como mecanismo de protección ante la volatilidad de la economía nacional.
Al reiterar que el incremento en las primas radica en el constante aumento en el precio de los vehículos, José Díaz Devesa, ex presidente de la Cámara Venezolana de Corredores de Seguros (Cavecose), señala que al elevar la suma asegurada, lógicamente aumenta el monto de la prima. “No es lo mismo pagar el 6,5% de prima sobre un carro que vale 100.000 bolívares que de uno valorado en un millón”, comenta.
Esta revalorización de los vehículos usados como consecuencia de la baja oferta de autos nuevos ha llegado a estadios no vistos en el pasado reciente, al punto que entre diciembre de 2014 y abril de 2015 (última data disponible) el promedio de aumento se ubicó en 94%, según el Índice Inma, indicador utilizado por las aseguradoras para establecer el monto asegurable de todos los modelos que circulan en el país.
Al insistir en que el problema no es de tasa sino de la suma asegurada, Edwin Córdova, gerente de Estadísticas de Grupo Inma, señala que el alza de precios es consecuencia de la subida del dólar en el mercado paralelo, verdadero marcador en el sector.
“Todo el mundo está colocando precios en dólares para protegerse de la inflación”, afirma Córdova, quien explica que los ajustes se hacen directamente sobre el monto en dólares y no sobre el valor real del auto.
“No es lo mismo vender un auto en 10.000 dólares a una tasa de cambio de Bs 200 que venderlo al mismo precio con dólares a Bs 400. Esos no son valores reales”, dice Córdova, quien recuerda que Inma realiza sus valoraciones de acuerdo con una misma metodología aplicada desde 1995 y aceptada por todo el sector.
Sin embargo, los valores del Índice Inma son aplicados con discrecionalidad por las aseguradoras, muchas de las cuales vienen haciendo ajustes al valor referencial que parte de 30% y pueden superar el 100%, según comenta un corredor de seguros que prefiere el anonimato.
Un botón sirve de muestra para entender esta inferencia. El costo de una prima contra todo riesgo emitida por una empresa del ramo para un Renault Clio 2006 ascendió este año a Bs 98.700, un alza de casi 170% respecto al monto pagado en 2014 (Bs 36.700); ello debido a que el valor de auto pasó de Bs 332.000 a Bs 1,3 millones (más de 291%) en apenas 12 meses.
“Las aseguradoras tienen que protegerse por las constantes alzas de los precios de los autos y de las reparaciones. Es una estrategia que están aplicando todas para garantizarse rentabilidad, más cuando se trata de pólizas anuales”, dice el corredor de seguros, agregando que cerca de 20% de su cartera de clientes ha dejado de asegurar su auto contra todo riesgo y se limita a hacerlo solo por pérdida total, y otro tanto sencillamente suprimió la póliza ante la imposibilidad de pagarla.
“Lo que está pasando es que la gente no tiene manera de pagar las primas y cada vez tendremos más autos sin seguro”, comenta Díaz Devesa, quien insiste en que los astronómicos precios que han alcanzado los vehículos no se relacionan con la realidad sino con las distorsiones de la economía.
– Talleres también están afectados –
Pero no solo los bolsillos de los propietarios han sufrido por el incremento de las primas. Los talleres mecánicos alzan su voz para señalar que en su afán de lucro, las aseguradoras establecen montos de indemnizaciones que no se corresponden con sus costos, lo que ha creado mecanismos perversos donde el asegurado termina pagando parte de la reparación.
“Los precios de las reparaciones establecidos por las aseguradoras están por debajo de lo cuenta hacer esas reparaciones. Así la indemnización es menor y ellas ganan más plata”, afirma José Manuel González, presidente de la Cámara Nacional de Talleres Mecánicos (Canatame), quien recuerda que en el caso de los talleres de latonería y pintura la dependencia de las aseguradoras es muy fuerte, pues 80% de sus ingresos depende de reparaciones de clientes asegurados.
Al afirmar que los materiales de pintura han sufrido aumentos de hasta 300%, González afirma que las aseguradoras no reflejan estos aumentos en los montos indemnizados pese al fuerte incremento que han tenido la valoración de los autos y las primas cobradas.
De allí que las citas en los talleres autorizados (“una figura que es ilegal”, recuerda González) se dan para varios meses tras el siniestro, y como para ese entonces el costo de la reparación ha subido significativamente, la aseguradora tiende a no reconocer el nuevo monto. Esto hace que los clientes acepten la alternativa más rápida: pagar la diferencia.
“Es un problema muy grave y no veo que se haga nada para resolverlo. La Superintendencia de la Actividad Aseguradora parece hacerse de la vista gorda ante esta situación”, acota González.]]>