<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Vender chatarra, la nueva estrategia de Maduro para producir gasolina en Venezuela

Mientras las colas para surtir gasolina se extienden por el país con las mayores reservas petroleras del mundo, el Gobierno de Maduro busca estrategias para apaciguar la crisis de gasolina que se suma a la crisis económica, sanitaria, política y social de Venezuela

Vender chatarra, la nueva estrategia de Maduro para producir gasolina en Venezuela

En teoría, la gasolina en Venezuela se consigue por dos vías: importando o produciendo en el país. La realidad es que ambas maneras se complican para el régimen. Ahora, en medio del caos para encontrar gasolina, el gobierno aplica medidas que pueden parecer desesperadas, como vender chatarra.

Según información publicada por la agencia Bloomberg, el régimen de Nicolás Maduro está dispuesto a canibalizar la deteriorada infraestructura energética del país para pagar a los contratistas con chatarra. La idea sería pagar reparaciones importantes en las estaciones de bombeo y plantas de compresión en Monagas con chatarra y piezas de instalaciones petroleras inactivas, dijo una fuente que pidió no ser identificada.

Leer más: Conoce la ruta larga que toman los buques con gasolina iraní para llegar a Venezuela

¿Por qué pagar con chatarra?

Para nadie es un secreto que la crisis económica que vive el país desde hace más de siete años continúa y no da tregua.

El mayor flujo de divisas para el gobierno venezolano venía hasta hace poco de la industria petrolera. Ahora, con Pdvsa en números rojos, no hay suficiente dinero para cubrir gastos operativos.

Pagar con intercambio de petróleo o gasolina tampoco es una posibilidad viable. Las sanciones desde EE.UU hacia el Gobierno de Maduro y la industria petrolera nacional cierran posibles negociaciones con países que no están dispuestos a arriesgar sus relaciones con la primera potencia mundial. Además, la caída en los precios del crudo, provocado por la cuarentena mundial por la pandemia hace menos atractivo tomar riesgos con Venezuela.

Por eso, la agencia Bloomberg señala que el Gobierno de Maduro coloca sobre la mesa esta posibilidad para lograr que contratistas reparen los daños en las plantas de Monagas.

¿Por qué importa tanto reparar la planta de Monagas?

A diferencia del crudo similar al alquitrán de la región venezolana del Orinoco, el petróleo ligero del estado de Monagas es el único que es fácil de procesar en combustible en las refinerías envejecidas del país.

Monagas es también la única área donde la producción no requiere la ayuda de socios cautelosos con las sanciones.

Entonces, con Estados Unidos considerando nuevas medidas para frenar las importaciones de combustible del país, Pdvsa busca reactivar esta planta para sacar crudo ligero cuya refinación no genere tantos accidentes durante la producción de gasolina en Venezuela en refinerías como Amuay, Cardón y El Palito.

Pdvsa ya ha comenzado a desmantelar algunas instalaciones para intentar vender chatarra, dijo una de las fuentes a la agencia Bloomberg, aunque aún no está claro qué y cuánto se ha vendido. Directivos de Pdvsa se negaron a comentar sobre las discusiones con los contratistas.

En Monagas, la producción también se desplomó

Desde un máximo de casi 1 millón de barriles por día en 2008, la producción de Monagas se ha desplomado a 114.000 barriles a finales de agosto. Representa alrededor de un tercio de la producción del país. Si bien los socios chinos y rusos continúan ayudando con la extracción en la región del Orinoco, el crudo en Monagas es tan fácil de producir que Pdvsa nunca ha buscado la ayuda de empresas extranjeras.

petróleo china

Las sanciones han obligado a Venezuela a tomar grandes descuentos al vender o intercambiar su producción de crudo restante. Diosdado Cabello, vicepresidente del partido gobernante, dijo que el país no ha recibido ningún pago en efectivo del petróleo desde fines de 2019.

La perspectiva de un empeoramiento de la escasez, el aumento del aislamiento internacional y el creciente malestar social tiene a Pdvsa luchando por revivir una red de refinamiento paralizada por años de mala gestión y pillaje por parte de bandas criminales.

Impulsar la producción y el procesamiento de crudo ligero de Monagas es la mejor oportunidad que tiene el país para asegurar alguna medida del suministro de combustible nacional.

Vienen más sanciones y más buques

La administración Trump ha endurecido gradualmente las sanciones a la industria petrolera de Venezuela para facilitar el cambio de régimen. Sin embargo, esta perspectiva se ha vuelto más difícil de alcanzar con la oposición de Venezuela dividida sobre la participación en las elecciones del Congreso en diciembre.

Cualquier éxito en revivir, o simplemente estabilizar, campos petroleros y refinerías le dará a Maduro una ventaja adicional para permanecer en el poder.

Además, el Gobierno de Maduro cuenta con la llegada de 3 buques iraníes que zarparon de Irán cargados de gasolina y que están tomando rutas alternas para llegar a Venezuela sin ser detenidos por EEUU, como recientemente pasó con 4 buques con gasolina que no lograron llegar al país.

Con información de Bloomberg