Vender y comprar en pesos colombianos está de moda en Táchira

La comercialización de productos y servicios en pesos se ha convertido en cotidianidad en comercios formales e informales en el estado Táchira. La crisis de escasez de efectivo, aunado al servicio intermitente que prestan los terminales para transacciones bancarias ha intensificado la actividad comercial en divisas.

Vender y comprar en pesos colombianos está de moda en Táchira

Propietarios de negocios consultados por El Estímulo señalan que reciben los pesos a manera de mantener su capital sin perder valor y poder reinvertir ante el avance de la hiperinflación que ha fulminado el valor del bollívar. Solo en el mes de enero, la inflación fue de 84,2%, según la medición de la Asamblea Nacional.
Alquiler de locales, venta de alimentos, calzado, ropa y hasta servicios de distracción en divisas colombianas en el estado Táchira, se ha convertido en una práctica cotidiana desde que comenzó 2018.
Zapatería vende en pesos en Táchira
Las transacciones en pesos no solo se hacen en negocios de la economía informal (buhoneros y revendedores), negocios establecidos también se han visto, según sus propietarios, en la obligación de diversificar las formas de pago en vista de la recurrente escasez de efectivo y ante los constantes apagones que afectan las plataformas bancarias para compras por puntos de venta en esa entidad del occidente del país.
Desde que se ingresa al estado Táchira por la carretera nacional Troncal 5, los llamativos avisos con el anuncio “se reciben pesos”, se hacen frecuentes en restaurantes, ventas de verduras, queseras y hasta en los quioscos de suvenires que están a la orilla del camino.
Sergio Sandoval, es el propietario de una reconocida quesera, ubicada en la Troncal 5, también conocida como carretera de Los Llanos porque une al Táchira con Barinas, Apure y centro occidente del país.
Lo más llamativo del negocio de Sandoval, además de la gran variedad de quesos que ofrece a sus clientes (ahumado, queso relleno, mozzarella, telita, llanero, tipo paisa, entre otros) es el gigante letrero que improvisa a la entrada del local donde anuncia que se puede pagar en pesos.
Asegura a El Estímulo que “es lo normal por esta zona desde hace un tiempo. Aquí todos los locales recibimos pesos porque quienes nos compran en su mayoría son personas que viven del trabajo en la frontera y siempre cargan pesos. Es más, por aquí rara vez usted le ve la cara a los bolívares”.
Mientras daba una muestra de los productos que vende a unos clientes, comentó: “aquí lo que se mueven son los pesos, eso es lo que nos ha permitido seguir con el negocio, porque no hay efectivo y aquí el servicio de punto que funciona es el inalámbrico y no todos los negocios han tenido acceso a uno.
La escasez de dinero en efectivo y constantes fallas en el sistema para pago electrónico ha propiciado la venta en pesos colombianos. Los comerciantes consultados aseguran que antes que optaran por aceptar el pago en pesos, eran muchos los clientes que se perdían.
“No tenía otra forma de vender, porque el efectivo es casi imposible de conseguir aquí, los puntos no funcionan, sino vendo en pesos no hago nada. Hubo quienes comieron y bebieron aquí en el restaurante y al no servir el punto se fueron. Hasta el día de hoy no volví a saber de ellos”, narró Johnny Alonso, propietario de un restaurante en el mercado de los pequeños comerciantes de San Cristóbal.
Alonso desde el pasado mes de enero empezó a recibir pesos colombianos en el negocio que ahora está lleno de avisos de “se aceptan pesos” como pago al servicio que presta.
“Tengo punto y todo el mundo paga por ahí, cuando hay luz y sirve la conexión con el banco porque también debo decir que ese servicio es a veces pésimo. Aquí no llega efectivo, pasan semanas que yo no agarro ni un billete en bolívares. Hay gente que llega a comer y me preguntan si recibo pesos y les digo que sí. Uno también se beneficia porque reúne los pesitos y va a Cúcuta a hacer el mercado para el mismo negocio”, precisó el comerciante.
El servicio que presta no es el de una casa de cambio –aclaró- y solo ofrece una asistencia adicional a sus clientes que no llevan dinero en efectivo, ni tarjetas bancarias para pagar.
El precio al que recibe la divisa corresponde al mismo valor que lo ofrecen los operadores cambiarios de Cúcuta, consulta que realiza a través de Internet.
“Muchos de los clientes son colombianos que vienen de paseo o a comprar, aprovechan de comer y pagan con su moneda. No es algo que se presenta en cantidad, en promedio unos tres o cuatro clientes por semana son atendidos y pagan con pesos”.
– Sin punto y sin efectivo –
Jenny Chacón, es otra comerciante que recibe pesos en su local de empanadas y batidos, dijo que no tuvo otra opción para poder continuar prestando el servicio.
“¿Cómo vendemos sin punto, sin efectivo? Con lo que llegue toca hacer la venta del día. Con lo que recibo en pesos compro a los revendedores la harina, arroz, azúcar y demás productos que aquí necesitamos y no son fáciles de encontrar”.
No se puede ahorrar lo que genera la venta de comida en pesos porque todos los días se está invirtiendo en mercancía para el negocio. La ventaja es que para quien tiene pesos es más accesible comprar los productos, es una alternativa ante la crisis de falta de efectivo, dijo Jenny.
El propietario de una zapatería en el centro comercial Metropolitano de San Cristóbal, Oscar Álvarez, recibe pesos por la misma razón de la mayoría de los entrevistados: ausencia de dinero en efectivo.
“Aquí se ven más pesos que el efectivo venezolano. Yo trabajo con transferencia y efectivo porque no tengo punto, pero igual la conexión de los puntos a veces dura días caída, últimamente las plataformas están colapsadas”, señaló el comerciante quien dijo que la situación de escasez de moneda nacional cada día recrudece.
Para Álvarez, tener pesos es un beneficio porque le permite mantener un capital y reinvertir sin correr el riesgo que se devalúe, precisó.
“El bolívar se devalúa mucho y tener pesos es un ahorro no solo para comprar la mercancía, también para comprar en Colombia la comida y medicinas que necesitamos. Es un ahorro tenerlos ahí porque tener bolívares ahorrados no da la base”.
Un importante número de personas que decide pagar sus consumos con la moneda colombiana es el que se encuentra en San Cristóbal de paso porque están próximas a emigrar, reveló Edgar Rojas, dueño de un establecimiento de comida rápida en las adyacencias del terminal terrestre.
 
Restaurantes en Táchira aceptan pesos
“Yo decidí recibirlos ante la escasez de efectivo. Después con esos mismos pesos uno cruza la frontera para hacer las compras del local porque a pesar que el cambio está caro allá para nosotros los venezolanos, se consiguen productos más económicos que aquí, lo que recibimos va destinado a comprar en Cúcuta de una vez».
El negocio de Nereida en Capacho, municipio del estado Táchira, ubicado en la vía que conduce a la frontera, es una peluquería, spa de manos y pies. Desde hace más de seis meses recibe pesos por cada servicio que presta, la decisión la tomó luego que el canon de alquiler del local pasara a ser cobrado en pesos.
“Yo misma tomé la iniciativa de decirle a mi prima, que es la dueña del local, que le pagaba en pesos. Ella es madre soltera, única hija y mantiene a sus papás. La única manera de evitar estar subiendo el alquiler cada tres o dos meses fue pagarle en pesos porque en vez de descapitalizarse, se le revalorizan”, dijo la estilista.
– Hasta los huevos se venden en pesos –
Ni los huevos se escapan de ser vendidos en moneda extranjera y la venta está condicionada a tres precios Bs 280.000 en efectivo, Bs 480.000 por transferencia y si no se puede hacer ninguna de las dos, existe la posibilidad de adquirirlos por 5.000 pesos.
Hasta los mismos productos traídos de Colombia por los vendedores informales son ofrecidos en pesos y cuándo se interroga a quienes deciden ofrecer los alimentos en moneda colombiana, su respuesta es tajante: “la inflación obliga”.
Se reciben y compran pesos (Táchira)]]>