<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Venezuela dejó de percibir $142.000 millones por caída de producción petrolera

Los problemas de la industria han generado una desinversión y pérdida de mercados de exportación, señalan expertos, los cuales son producto del conglomerado ministerial en el que se convirtió Pdvsa.

Venezuela dejó de percibir $142.000 millones por caída de producción petrolera

Desde el año 2010 y hasta el primer semestre de 2016 Venezuela perdió ingresos por el orden de los 142.000 millones de dólares, debido a la caída de la producción petrolera que de acuerdo a los datos aportados por Pdvsa y fuentes del mercado internacional actualmente asciende a 2,2 milones de barriles diarios.

Esta cifra representa una baja significativa en comparación a los 3,3 millones de b/d que producía Petróleos de Venezuela antes de 2010.

«Mientras que Brasil y Colombia aumentaron su producción en 70% con menos reservas de petróleo, en Venezuela bajó 20%. En el país se ha registrado una caída acelerada de crudos livianos y medianos, así como la importación de crudos livianos», indicó Luis Soler, miembro de la asociación civil Centro de Orientación en Energía (Coener) en el foro ¿Tiene Venezuela futuro como país petrolero?, organizado por el Grupo Orinoco.

Además del ingreso no generado por perder la meta de producción de 3,3 millones b/d, Soler estima un monto de $18.000 millones por el costo de mantenimiento y «la baja operatividad e ineficiencia de las refinerías del país. Hubo una disminución progresiva en la calidad del paquete de exportación, hoy solo se exporta crudos pesados, combinaciones residuales y productos semielaborados».

Entre las causas de la ineficiencia de la industria petrolera, Soler destaca el despido de más del 50% de la nómina en el año 2003, baja operatividad de sus instalaciones y un alza en el número de accidentes. La pérdida de las capacidades de Pdvsa también es consecuencia de la caída de la producción de gas asociado, lo que afecta la reinyección de los yacimientos.

«Hubo una decisión política de cambio de misión de Pdvsa, la cual se convirtió en un mega ministerio, un conglomerado ministerial, una empresa agrícola, una corporación de desarrollo social más una empresa petrolera».

Arnold Volkenborn, ex director de Pdvsa, ex presidente de Maraven y Pequiven, acota que recuperar la empresa estatal tomará tiempo y que la Faja Petrolífera del Orinoco no debe ser una prioridad.

«Pdvsa se encuentra en un estado deplorable, sin capital ni capacidad técnica. Arreglarlo se va a tomar tiempo, el país no puede esperar su recuperación, por lo que se debe separar la industria de la producción petrolera. La Faja no debe ser prioridad ya que genera un ingreso fiscal tardío, la Faja es lo más parecido al carbón», señaló.

A su juicio, si es prioritario mantener la propiedad de la refinería Citgo ubicada en Estados Unidos, ya «que es crucial para incrementar el volumen de producción en ese mercado».

Considera Volkenborn que Venezuela puede monetizar sus reservas petroleras, así como lo hizo Arabia Saudita. «¿Para qué mantener unas reservas que quizás no se van a llegar a producir? Esta estrategia debe hacerlo lo más rápido posible».