<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Venezuela fue el segundo comprador de carne de Brasil en 2016

Con una compra de 22 millones de kilogramos de carne bovina, Venezuela figura como el segundo comprador de este rubro brasileño en 2016. JBS, uno de los frigoríficos investigados por vender productos adulterados, controla la mayor parte de la proteína animal que exporta Brasil.

Venezuela fue el segundo comprador de carne de Brasil en 2016

Venezuela importó un total de 130 millones de dólares en carne de res brasileña en 2016, siendo solo superado por Chile con una inversión de 296 millones de dólares, según datos del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios de Brasil.

Las importaciones de carne brasileña cayeron 75,68% en 2016 con respecto a 2015, al pasar de 537 millones a 130 millones de dólares. De acuerdo a la data oficial brasileña durante 2017, Venezuela no ha realizado importaciones del producto cárnico. Sin embargo, entre enero y febrero de este año el gobierno venezolano compró 29 millones de dólares en pollo a JBS.

La brasileña JBS, que ahora se ve envuelta en un escándalo de corrupción por la venta de carne podrida, ha sido en los últimos años una de las mayores vendedoras de alimentos de la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas (CASA), adscrita al Ministerio de Alimentación de Venezuela.

En 2015, el entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, viajó a Brasil y firmó un contrato por 2.100 millones de dólares con JBS para la exportación de carnes hacia al país. Esa cifra superó las exportaciones de la corporación hacia Venezuela que en 2012 y 2013 registraron 324,3 millones y 517,4 millones de dólares, respectivamente.

Los ingresos mundiales de JBS sumaron 51.787 millones de dólares en 2016, calculados a un tipo de cambio de 3,29 reales por dólar que fue el promedio en el último trimestre de Brasil, un monto similar a lo que factura una petrolera como Pdvsa.

La trama de corrupción que salió a la luz el pasado 17 de marzo causó que Japón, China y Chile suspendieran la importación de carne de res y de pollo desde Brasil. Las compras de esos tres países representaron el año pasado 40% de las exportaciones de carne bovina del gigante sudamericano.