Venezuela se la ingenia para sacar provecho a su cuota del mercado petrolero

Petróleos de Venezuela evalúa solicitar a la OPEP crear una nueva variedad de crudo, producto de la mezcla de su petróleo pesado con crudos ligeros de otros países de esa organización, que pueda competir contra el creciente bombeo de Estados Unidos y Canadá.

Venezuela se la ingenia para sacar provecho a su cuota del mercado petrolero

Se desconoce si la decisión es pertinente, pero de lo que están seguros algunos geólogos consultados, es que nadie puede prohibirle a Venezuela, ni a ningún otro miembro de la OPEP, que no mezcle crudos, porque esa es una práctica rutinaria que realizan las petroleras para atender las solicitudes de las refinerías.
La propuesta busca enviar crudo a refinerías construidas para petróleo mediano en vez de liviano, que se ha vuelto abundante tras el auge del petróleo de esquisto en Norteamérica, ha dicho el presidente de Pdvsa, Eulogio del Pino.
Las conversaciones sugieren que el nuevo liderazgo de Pdvsa está considerando formas creativas para maximizar su cuota de mercado, en momentos en que enfrenta una competencia cada vez mayor y una profunda caída de los precios internacionales del crudo.
De ser aprobado, el plan podría ayudar a Venezuela a obtener más valor por sus crudos pesados que están bajo presión ante el rápido aumento de los envíos de crudo canadiense a las refinerías estadounidenses del Golfo de México, mientras que da una ventaja similar a los miembros de la OPEP, cuyo petróleo ligero ha sido dejado de lado por los hidrocarburos no convencionales de Estados Unidos, declaró un directivo de Pdvsa.
Las refinerías estadounidenses, según reportes recientes, están necesitando crudos pesados de Canadá, Venezuela, Irak, México y Arabia Saudita, para mezclarlos con los crudos de esquistos de los campos Bakken de Dakota del Norte y de Texas, para efectos de refinación. Estos crudos estadounidenses de esquistos tienen una densidad de 40 grados Api (superlivianos) y necesitan hacerlos ligeramente más pesados para los refinadores.
El caso venezolano es a la inversa, necesita hacerlos más livianos. Venezuela dispone de millones de barriles de crudos extrapesados de 8,5 grados Api, que ha estado mezclando primero con los crudos Santa Bárbara y Mesa, y después con los crudos rusos Ural.
Pdvsa también lo intentó con crudos iraníes que se iban a procesar en Curazao, pero la transacción no se concretó. Holanda se opuso cuando supo que eran crudos iraníes, porque como miembro de la Comunidad Europea, existían prohibiciones contra el petróleo iraní.
Venezuela ha recurrido a este plan de sociedad para la mezcla de crudos con Argelia, que tiene abundantes crudos livianos y que exportaba en volúmenes de 414.000 barriles diarios a Estados Unidos, pero hoy en día están en menos de 20.000 barriles diarios.
Pdvsa apela a terceros porque agotó sus reservas disponibles de livianos, aunque tiene alrededor de 21.000 millones de barriles de reservas “desarrolladas” y mucho más en otras áreas por donde aún no ha pasado el taladro.
– El centro de atención –
Además, la Faja del Orinoco estaba programada para producir crudos sintéticos, pero el proyecto se quedó en unos 550.000 barriles diarios (con los 4 mejoradores originales desde la apertura petrolera) y el gobierno centra las operaciones de la industria en la Faja, invitando a inversionistas, pero no los resultados no han sido a los niveles esperados.
Con la producción de sintéticos en la Faja del Orinoco, con las gigantescas reservas de pesados y extrapesados disponibles, no habría sido necesario convalidar la mezcla de crudos, que no es otra cosa que revisar las cuotas de producción, en lo que están interesados todos los países de la OPEP.
Si el gobierno hubiera programado proyectos para la búsqueda de campos de crudos livianos, no habría sido necesario comprar livianos Ural a Rusia, ni Sahara Blend a Argelia. Las importaciones de crudos livianos, al margen de la mezcla vienen bien, porque con frecuencia hay déficit en la refinación para el mercado interno y los compromisos internacionales.
Un estudio de Pdvsa, producto de una sociedad con la firma británica BP, detectó unas 12 áreas donde hay abundante petróleo de todas las características y por donde aún no ha pasado un solo taladro.
Es contradictorio que el país con las mayores reservas mundiales de petróleo, haga operaciones de poca monta como importar petróleo liviano y mezclarlo con crudos pesados locales para venderlos al exterior y cumplir los compromisos comerciales. La receta de todos los expertos sugieren dos caminos: buscar livianos e instalar mejoradores.
 ]]>