Ventas de productos de aseo personal se mantienen a pesar de altos precios

En un país con hiperinflación mantener una correcta higiene personal cada vez es más complicado. Quienes se negaban en un primer momento a adquirir estos productos por sus altos precios, han tenido que aceptar no solo los precios sino la escasa variedad de marcas tradicionales y la aparición de un sinfín de otras desconocidas.

Ventas de productos de aseo personal se mantienen a pesar de altos precios

La oferta de productos de higiene personal se limita principalmente a lo importado a dólar libre, pues la producción nacional está casi desaparecida por la falta de insumos y la regulación de precios.
Marcas desconocidas para la mayoría de los venezolanos ahora se exhiben en vitrinas bajo llave, en muchos casos, pero muy pocas personas tienen el poder adquisitivo para llevarlas. Jabones de baño, champúes, cremas para peinar o para el cabello, así como la crema dental parecen artículos de lujo.
Una pastilla pequeña de jabón de baño de una marca importada se consigue en Bs 154.000 y una pasta dental Colgate Plax en 188.000, que es su precio marcado.
El salario de cualquier trabajador se queda corto para hacer frente a los gastos de aseo personal de una familia.
“Demasiado caro, no sé que iré a comprar”, dijo Eddy Márquez luego de ver los precios de los artículos de aseo personal en un comercio de La Candelaria, donde una botella de champú puede costar entre Bs 150.000 y Bs 600.000.
Aseguró que le ha tocado “estirar los productos”, lo que demuestra que los consumidores venezolanos son más racionales en sus decisiones de compra y más limitados a la hora de gastar porque la situación no lo permite.
Con tono de preocupación, Márquez comentó que una crema corporal de 500 gramos le puede costar alrededor de Bs 650.000, dependiendo de la marca y solo le dura dos semanas debido a que se aplica el producto diariamente. Ha optado por colocarse aceite de almendras o solo aplicar la crema en algunas partes del cuerpo. La historia se repite con otros productos, tales como el champú, la crema dental, el jabón y el desodorante.
También, le ha tocado desembolsar más dinero por las toallas sanitarias. Un paquete de 10 unidades cuesta Bs 200.000, pero las hay más caras. 
El maquillaje tampoco escapa a los altos precios. Un polvo compacto Valmy doble función, tiene un costo de Bs 1.200.000.
“No hay que buscar ofertas, hay que comprar lo que haya antes que suban los precios, pero es sumamente difícil y si uno gana sueldo mínimo es peor. Debes decidir entre comer o bañarte”, señaló. 
En un recorrido realizado por El Estímulo el 9 de marzo, por varios establecimientos de Caracas se observó los precios son tan diversos como marcas desconocidas se exhibían en los anaqueles. Nada que ver con Pantene, Dove, Drene, Herbal Essences, crema Lubriderm, Nivea, entre otras marcas conocidas. “Hace rato que no se ven”, dijo una empleada de uno de los locales visitados.
Un vendedor de un comercio ubicado en La Candelaria, que optó por el anonimato, indicó que suben los precios con frecuencia dependiendo del monto en que los productores o importadores le vendan la mercancía. En lo que va de año ha realizado cinco incrementos, dijo.
“Estamos pasando una situación muy difícil, pero las ventas a pesar de la crisis se mantienen, sobre todo los sábados”, agregó.
En el negocio un champú puede costar entre Bs 156.000 y Bs 1.350.000, al igual que los baños de crema para el cabello en sus distintas presentaciones. La crema corporal de 500 gramos cuesta Bs 661.000. En el lugar, solo hay productos para el cabello. No hay desodorantes, ni crema dental.
Los fabricantes tienen problemas para producir por las restricciones en la entrega de dólares que limita la compra de materia prima importada, y por si esto fuera poco, las empresas nacionales trabajan con capacidad limitada.
Esmeralda Arocha contó que sufre de dermatitis seborreica, por lo que debe utilizar un champú de marca Neutrógena que evidentemente no se consigue en los anaqueles. Lo mismo le ocurre, con la crema dental que ella utiliza: Sensitive proalivio. “Ni la sombra de estos artículos”, lamentó. Ante esta situación ha optado porque su hermana, quien está fuera del país, le envíe los productos.
“Cada vez que veo los precios me quedo loca. En el momento que se acabe la reserva que tengo en la casa de crema hidratante, jabón y acondicionador, no sé que iré a comprar. En diciembre compré una crema marca Body Fresh de 400 gramos en Bs 135.000 y ahora la misma crema cuesta Bs 700.000 Si esto sigue así le diré a mi hermana que me mande lo demás”, comentó mientras devolvía el producto al estante. 
George Guzmán se acerca al local para comprar un jabón de baño el cual tiene un precio de Bs 115.000. Asombrado por este monto, indicó que prefiere comprar detergente o jabón azul para bañarse.
“Es más barato, higiénico, no tiene olor y es lo que más se consigue. Claro que me fascina el jabón Palmolive, pero eso es pasado. Solo en mis sueños.Todos los productos están excesivamente costosos”, dijo.
Al igual que Arocha, ha optado porque sus familiares le envíen los productos de aseo personal del extranjero, especialmente el desodorante. En primer lugar porque sale más barato y es de mayor calidad. Aunque confesó que cuando se tardan estos productos en llegar, ha usado bicarbonato con limón para protegerse y también para cepillarse los dientes, en ausencia de la crema dental.
Esta situación también se repite en el Distribuidor Kent de Chacaíto. En el negocio, una crema corporal de un litro tiene un valor de Bs 1.070.000, un baño de crema Bs 640.000 y el champú más económico tiene un costo de Bs 242.000.
Las ventas en este local se mantienen, porque las personas al final no tienen otra alternativa y terminan comprándolos, afirmó una vendedora del lugar. “Hoy tenemos un precio, mañana no sabemos”, dijo.
Mercedes Morales, además de “rendir los productos”, adquiere unos en farmacias y otros en grupos creados por redes sociales, donde los ciudadanos intercambian o revenden los productos que están ausentes de los anaqueles en los locales convencionales.
Sus hijos, quienes están en Colombia, le envían dinero todos los meses por lo que puede comprar los productos que utiliza y la comida. No descartó la posibilidad de usar otros métodos para mantener su higiene, si los productos siguen aumentando de precio.
Entretanto, en un Farmatodo ubicado en el este de la capital, un champú con marca de esa franquicia de 400 ml, tiene un costo de Bs 320.000 y el de 600 ml cuesta Bs 540.000. Un desodorante marca Farmatodo cuesta Bs 120.000, mientras que el Lady Speed Stick cuesta Bs 290.000. Una crema dental Colgate cuesta Bs 188.000, el paquete de tres jabones marca Dalan se compra en Bs 429.000. 
De acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM) en su reporte de los precios del mes de enero, los artículos de higiene personal y limpieza del hogar subieron de Bs 2.281.166,67 a Bs 3.662.600,00, 1.381.433,33 bolívares más, 60,6%, entre enero y febrero de este año.
Desde el 15 de febrero el salario mínimo integral del venezolano es de Bs 1.307.646, el cual compra no compra todos los productos de aseo personal para una familia de cuatro miembros.]]>