William Contreras afirma que no está expropiando panaderías en Caracas

Las panaderías en Caracas no serán  expropiadas sino ocupadas durante 90 días para corregir un "mal funcionamiento", aseguró este martes el jefe de la Sundde, William Contreras.

William Contreras afirma que no está expropiando panaderías en Caracas

“Se nos ha señalado de violar derechos y expropiar. Yo quiero aclarar que no es expropiación es una ocupación temporal. La Sundde no tiene facultades para expropiar”, afirmó el Superintendente Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos en un programa del canal estatal PdvsaTV.

Pero las panaderías podrán ser expropiadas si incumplen con las medidas impuestas por el Gobierno luego de su eventual ocupación, advirtió Contreras. “Si hay reincidencia se puede ocupar temporalmente y solicitar al Ejecutivo la expropiación definitiva”.

El funcionario advirtió que la Sundde también vela por el buen funcionamiento de los más de 700 locales que están siendo fiscalizados por el Gobierno dentro de su llamada “guerra del pan”, con el fin de revertir la aguda escasez del producto.

“Hay muchas panaderías que están haciendo producción continúa, pero no solamente es producción, es atención. Tú puedes estar sacando la cantidad de panes de acuerdo a la cantidad de harina, pero resulta que cuando vas a vender tienes un solo cajero, tienes una sola persona para atender y 200 o 300 personas en cola”, dijo.

El jefe de la Sundde dijo que las colas en las panaderías -símbolo de la escasez de productos básicos en Venezuela- es “denigrante”.  “Para mi es un acto de violación de derechos humanos”, expresó.

Desde que se iniciaron las fiscalizaciones el 13 de marzo el gobierno de Nicolás Maduro ha ocupado cinco panaderías acusadas de violentar algunas disposiciones para revertir la escasez de pan: obligar a los locales utilizar el 90% de la harina que vende a precio subsidiado para elaborar pan en lugar de en tortas o dulces, tener un horario fijo para elaborar el producto, fiscalización diaria de ingredientes y prohibir la venta condicionada.

Contreras recordó que la primera panadería en ser ocupada, en la avenida Baralt, “vendían los puestos, condicionaban la venta y sacaban pan por horario (…) Allí tuvimos que hacer un acto de aplicación de la ley”.

El superintendente de precios pidió que en la elaboración del pan no participen “intermediarios”.  “Al pan lo quieren agarrar como un símbolo político y nosotros debemos hacer lo que se hizo con el CLAP, una respuesta del pueblo, que el propio pueblo pueda satisfacer sus necesidades de manera soberana, sin depender de nadie”.