Pese al embargo, El Nacional seguirá haciendo su trabajo

"Atención: En este momento un juez rodeado de guardias nacionales tienen tomado el edificio de El Nacional para embargar todo", publicó Miguel Henrique Otero, presidente de la empresa, en Twitter. Diosdado Cabello había anunciado en la misma red social, que la acción sería ejecutada. Este sábado Jorge Makriniotis, gerente general del diario, reiteró que seguirán activos: “Nos quitaste un edificio, pero no nos quitaste nuestra herramienta más importante que es nuestro pensamiento libre"

Pese al embargo, El Nacional seguirá haciendo su trabajo

Lo anunciado se cumplió. El edificio de la compañía editora El Nacional fue embargado este 14 de mayo, informó el presidente de la compañía, Miguel Henrique Otero, en su cuenta de Twitter.

«Atención: En este momento un juez rodeado de guardias nacionales tienen tomado el edificio de El Nacional para embargar todo», publicó Otero.

Diosdado Cabello había afirmado esta misma tarde que, como parte de la indemnización por «daño moral» de más de 13 millones de dólares ordenada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por una demanda del número dos del chavismo, el edificio sería tomado.

«Informo que en horas de la tarde, los tribunales competentes, dentro de los trámites de mi demanda a El Nacional, han ejecutado las medidas de fijación de carteles y notificación de embargo ejecutivo y se ha iniciado el proceso de pago de la indemnización», escribió Cabello en su cuenta de Twitter.

El cartel con la orden judicial pegado en la sede del diario, también publicada por Cabello, reza que se practicaron «medidas de embargo ejecutivo» sobre el inmueble hasta cubrir 141.501,24 petros, una criptomoneda lanzada por Nicolás Maduro en 2018 y que está sancionada por Estados Unidos.

Según la tasa de cambio oficial de hoy, esa cantidad se cambia por cerca de 7,9 millones de dólares.

Una sentencia publicada el pasado 16 de abril por el Tribunal Supremo de Justicia dicta que el rotativo venezolano deberá pagar a Cabello 237.000 petros al valor de cambio del día, lo que suponía 13.369.170 dólares.

Cabello, diputado del Parlamento oficialista de Venezuela, demandó a El Nacional en agosto de 2015, después de que el rotativo replicara una información del diario español ABC, que indicaba que el líder chavista era investigado por Estados Unidos por presuntos nexos con el narcotráfico.

Las razones de Cabello

El pasado 21 de abril, tras conocerse la sentencia, Cabello afirmó que tenía intención de «ejecutar» los bienes de El Nacional, si este no le pagaba una indemnización por «daño moral» de más de 13 millones de dólares ordenada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

«Si no pagas en efectivo, tenemos que ejecutar los bienes para resarcir los daños porque yo sí tengo moral», dijo Cabello durante su programa semanal «Con el mazo dando», que emite el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV).

El Nacional calificó el fallo como una «persecución política» y alertó de que Cabello tiene la «intención de perpetrar una expropiación encubierta mediante la cual pasaría a ser propietario y editor de este histórico medio de comunicación».

El director de este diario, Miguel Henrique Otero, dijo en una entrevista con Efe que El Nacional es el «gran trofeo» que quiere llevarse el Gobierno de Venezuela en su afán de acabar con medios independientes.

Habla el abogado

El abogado del diario El Nacional, Juan Cancio Garantón, calificó el embargo de la sede del medio como «un abuso de autoridad» y consideró que no ha habido «aplicación del derecho ni de norma jurídica alguna» con esa medida judicial.

«Este abuso de autoridad que está sucediendo aquí es delictivo, esto es una flagrancia, es un hecho público, no es aplicación de derecho ni de norma jurídica alguna, es un vulgar delito que se está cometiendo», dijo a periodistas a la entrada del diario.

Sin embargo, a juicio de Garantón, en este no caso «no hay ningún embargo», puesto que es «una cosa ilegal», ya que «el embargo no podían ejecutarlo porque hay un recurso de revisión constitucional».

Sobre la denuncia de Cabello, aseguró que con esta medida «no se está protegiendo el derecho de nadie».

Por su parte, el gerente general del diario, Jorge Makriniotis, afirmó que se trata de un «abuso pleno de poder» y un «ataque de malcriadez contra la democracia y la libertad de expresión», antes de aclarar que todos los periodistas se encuentran «resguardados».

El proceso, comentó, comenzó cerca de las 18.30 (22.30 GMT), cuando llegaron unos 30 funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) y colocaron en la puerta un documento.

En el interior del edificio, prosiguió Makriniotis, se encuentran los funcionarios de la GNB, junto a «un grupo de música que llegó» y «gente muy cercana de Diosdado Cabello» y la también opositora Tania Díaz».

Siguen activos

«No vamos a desaparecer». Así se titula el editorial que publicó hoy El Nacional para avisar que seguirán haciendo su trabajo, pese a todo: «El Nacional seguirá cumpliendo con su deber de informar a los venezolanos a través de todos los mecanismos que estén a su alcance».

Jorge Makriniotis declaró este sábado al respecto: “Nos quitaste un edificio, pero no nos quitaste nuestra herramienta más importante que es nuestro pensamiento libre. El Nacional no se queda tranquilo, El Nacional va a seguir informando y seguirá diciendo la verdad. La libertad de expresión es el arma que detestan los políticos. Nosotros no nos rendiremos. Evidentemente es un abuso, abrieron una sentencia firme, la cambiaron, la modificaron, se saltaron los procesos. Venezuela no tiene seguridad jurídica alguna y aún así seguiremos apostando por este país”.

 

Con información de EFE