Emilio Lovera se repotencia vía redes sociales

El nuevo unipersonal El Show de Emilio Lovera y el espectáculo Histeria de Venezuela, que hace con Laureano Márquez son parte de los proyectos del humorista para este 2020 | Por Aquilino José Mata

El nuevo unipersonal El Show de Emilio Lovera y el espectáculo Histeria de Venezuela, que hace con Laureano Márquez y con los cuales hará giras dentro y fuera de Venezuela en 2020, viene con El Choutuber a través de YouTube y desarrolla otro proyecto para Instagram.

Mientras tanto, presenta Emilio desatinado en Maracay, Valencia y Barquisimeto, para terminar este fin de semana con doble función en Caracas.

Ya totalmente recuperado del cáncer de colon que lo obligó a estar 14 meses alejado de los escenarios, Emilio Lovera vuelve por sus fueros con el espectáculo Emilio desatinado.

Lovera presenta una gira por Maracay, Valencia y Barquisimeto, y finaliza el sábado 16 y domingo 17 de noviembre con doble función en el Teatro Santa Rosa de Lima.

Fue el mismo espectáculo que iba a realizar el 18 de agosto en el Anfiteatro de El Hatillo, cuando funcionarios del Seniat llegaron antes de la presentación para impedírselo.

Argumentaban que el humorista no había declarado impuestos el último año.

¿Y cómo lo hacía si estuvo inactivo durante 14 meses? Y fue allí cuando se reveló un secreto bien guardado: estaba sometido a un tratamiento para combatir el cáncer de colon que padecía.

-Creo que ellos de alguna forma se sorprendieron porque nunca le dije a nadie lo del cáncer. No lo sabían –explica el actor-.

De hecho ellos mismos pidieron, ahora que se reprogramó el espectáculo, que le bajara dos al asunto, por lo tanto esta entrevista les va a traer más problemas, porque supongo que los comentarios no fueron buenos, por la decisión precipitada que tomaron en aquel momento, sin conocer la razón por la cual estuve 14 meses sin actividad.

-Cada vez la epidermis del régimen ante el humor es más sensible, ¿a qué le teme?

-Creo el humor ha sido poco entendido por los gobiernos autoritarios. Pero les es difícil encontrar una razón válida para castigarte.

¿Cómo le aplicas una ley contra el odio a alguien que hace reír? Fíjate que antes, en democracia, no era sí.

Más bien los políticos llamaban a los artistas y a los programas de humor, sobre todo en épocas electorales, para pedir que los imitáramos, o para que reactiváramos o prosiguiéramos con las imitaciones que recurrentemente hacíamos de ellos, pues sabían del arrastre y aceptación que esas imitaciones tenían en la gente.

Luego del incidente que truncó su reaparición en la fecha prevista originalmente en Venezuela, procedió a hacer con Laureano Márquez un recorrido internacional con el espectáculo Histeria de Venezuela, que describe como la lectura desde el punto de vista humano que Laureano y yo siempre quisimos hacer sobre nuestro país.

-La primera vez que la presentamos fue en 2011 y la escribió Ibsen Martínez, sobre una idea de nosotros. Entonces llevaba el título de Bicente Nario.

Posteriormente, basado en esa experiencia, Laureano escribió Histeria de Venezuela, con otros episodios, desde la llegada de Colón hasta la Independencia.

A partir de septiembre de este año comenzamos a girar con ella en el exterior.

Estuvimos en Miami, Roma, Londres y Manchester, además de Barcelona, Madrid, Madeira y Lima. La respuesta ha sido muy buena.

La repetiremos en Argentina y Chile. Y pudo haber habido doble función en Madrid, Tenerife y Barcelona, pero no hubo disponibilidad de fechas en los teatros.

-¿No te ha pasado por la mente irte de Venezuela ante tanto acoso del régimen?

-A veces no entiendo el que muchos compañeros se hayan ido, pero esa ha sido su opción y no se las discuto, pues han tenido razones valederas para hacerlo.

Pero este es mi país y mientras me parezca que vale la pena quedarse y luchar, permaneceré aquí, me quedaré.

Afortunadamente, estos viajes de trabajo fuera de Venezuela me permiten tener un alivio temporal de los malos servicios a todos los niveles, de la inseguridad que nos agobia, de las dificultades para conseguir trabajo y el constante cierre de puertas.

Me permiten además volver con divisas para seguir viviendo aquí y no descuidar el mercado local, por solidaridad con la gente que me pide que no me vaya, que siga haciendo aquí mis espectáculos, ya que necesitan distracción y diversión para sacudirse el estrés.

Es mi compromiso con el país donde vivo y del que no pienso irme.

-¿Cómo afrontas el veto implícito que tienes para trabajar en radio y televisión?

-Ni en televisión ni en radio hay espacios para mí, por razones obvias. Las presiones del oficialismo son muy fuertes.

Hay, como bien lo dices, un veto implícito. Otra cosa es cuando me invitan a los programas de entrevistas para promocionar mis espectáculos.

Pero el que me invite a un medio sabe que se arriesga, pues no gozan del visto bueno de los que reciben esas presiones, que luego deben preparar una excusa para justificarse.

-¿Crees que en Venezuela puede haber un cambio?

-La solución que esperan todos los venezolanos, la que está afuera, la veo lejana, por el carácter de quienes gobiernan.

La gente los conoce bien y el precio que se pagaría sería altísimo. En cuanto a las sanciones que se están tomando externamente pueden acelerar el proceso y seguramente no cesarán.

Sin embargo, no veo un final inmediato. Pienso que definitivamente ese cambio tiene que llegar, pero va a ser progresivo, pausado.

Esto lo digo desde mi personal punto de vista, ya que no poseo información de primera mano para asegurarlo, pues no tengo contacto directo con un medio masivo, como cuando estaba en RCTV, donde, si ocurría algo, tenía a mi alcance el noticiero para corroborarlo, preguntar y formarme mi propio criterio.

Hoy día tengo la misma información a la que accede cualquier ciudadano de a pie, vía redes sociales y otros medios masivos.

-¿Proyectos para 2020?

-Hay una nueva propuesta de espectáculo en vivo para hacer giras dentro y fuera de Venezuela, que estrenaré en Bogotá el 24 de noviembre con el nombre de El Show de Emilio Lovera, y existe la intención de grabar segmentos humorísticos para redes sociales como Instagram y YouTube.

En YouTube ya tengo cuatro episodios grabados de un personaje inspirado en el Chunior, pero que ahora es el Choutuber, un influencer.

Salen al aire cada 15 días, por ahora, hasta que logremos tener la forma de grabarlos en un estudio para montar el decorado permanente y entonces saldrán mínimo semanalmente.

Para ello tengo un escritor, Emiliano Hernández, asesorado por un humorista emergente, Josué Ochoa, con mi hijo Tomás como editor y mi otro hijo, Alejandro, encargado de la musicalización y el audio.

Habrá también otras colaboraciones que oportunamente daremos a conocer.

-¿En que consiste tu nuevo unipersonal?

El Show de Emilio Lovera es como una selección de las mejores rutinas de los espectáculos en vivo que he hecho hasta ahora.

Va a haber un mecanismo especial para hacer esta escogencia, también aún por determinar: si es por internet, previamente o la misma noche del evento.

Entre las fijas figuran Bolívar y los llaneros, el Malandro asustao y Cómo son el venezolano y las venezolanas.

-¿Tu mayor satisfacción?

-El hecho de estar todavía demandado por el público luego de 38 años de vida artística. Esa es la mayor satisfacción que he podido recibir.

“He hecho el punto”, creo que esto ha sido posible por mi eterno afán de evolucionar, o por lo menos intentar hacerlo siempre.

Los resultados, ¿por qué negarlo? Han sido más que gratificantes.

Detalles de un show

Emilio Desatinado es una selección de las rutinas humorísticas que formaron parte de sus shows en sus 38 años de carrera artística.

Además de emular a cantantes nacionales e internacionales Lovera usará sus registros humorísticos: la broma, la parodia, el ingenio y la ironía.

Combina su talento humorístico y su capacidad vocal para ofrecer un repertorio musical cargado de risas y muchas sorpresas; además de permitirse hacer una crítica social sobre el país en una de sus interpretaciones.

Como imitador Lovera, se paseará entre personajes como Andrea Bocelli y Martha Sánchez, así como Plácido Domingo y Simón Díaz interpretando Caballo viejo.

Además de su banda, estará acompañado por Alexander Livinally en la percusión, Darío Sosa en la guitarra, Anita Valencia y Pimpi Santiesteban, vocalistas y ex integrantes del grupo Medioevo.

El espectáculo combina los dos grandes catalizadores de las tensiones cotidianas: el humor y la música, aderezo ideal para una hora de disfrute, tan necesaria en un país tenso y con necesidad de relajarse.