<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Rialca, empresa estatificada, no produce desde 2018

Sus trabajadores indicaron que han soportado hasta tres semanas sin recibir sus salarios, pero consideran que ha llegado el momento de alertar al gobierno sobre situaciones irregulares en la planta

Rialca, empresa estatificada, no produce desde 2018

La empresa Rialca no muestra mejoría. Por el contrario está paralizada y sus trabajadores solo asisten a la fábrica, ubicada en la zona industrial de Valencia, a cumplir horario.

La compañía, estatizada por orden de Hugo Chávez Frías en 2007, dejó de producir rines. Sus 249 empleados suman 17 meses sin trabajar, pues no cuentan con aluminio, materia prima de la planta.

Adicionalmente, la maquinaria de Rialca está deteriorada, igual que los montacargas. Solo funciona uno de los hornos, aseguraron.

Desde marzo de 2019, los trabajadores dejaron de pertenecer a la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), indicó Juan Peña, secretario general del sindicato de la empresa.

En medio de esta reorganización, los empleados dejaron de recibir beneficios como la caja de alimentos que mensualmente les entregaban y el seguro médico.

Héctor Morillo, contralor social de la empresa, refirió que en Rialca el gobierno hizo una inversión considerable de recursos. “Es inexplicable el franco deterioro en que se encuentra, es inexplicable que los beneficios socioeconómicos de nuestras familias no sean tomados en cuenta”.

Por esta razón, Morillo exigió, en nombre de sus compañeros, que actúe la contraloría y fiscalía social, para investigar a aquellos que no administraron los recursos que envió el gobierno para arrancar la planta.

“Nosotros hicimos un estudio y entre el 2010 y el 2019, entraron casi 19 millones de kilos de aluminio primario. Solamente se utilizó el 10% para lo que nosotros hacemos que es la transformación de la materia prima. Lo demás se usó para hacer aleaciones y venderlas como materia prima a otras empresas y esa no es nuestra razón social, nuestra razón social era hacer rines”, explicó Morillo.

Disciplina pero sin beneficios

Por su parte, Pedro Marín, técnico de la empresa, dijo que han tratado de mantener la mayor disciplina posible, por más de 10 años, pero debido al empeoramiento de las condiciones, hacen un alerta para que las autoridades rectifiquen.

“Estamos alertando al gobierno sobre las cúpulas que tienen infiltradas en las empresas del Estado y que están dentro de las instituciones saboteando la gestión del presidente Nicolás Maduro”, añadió.

Marín indicó que en diciembre se quedaron tres semanas sin salarios. “La semana pasada volvió a ocurrir y decidimos no dejarlo pasar (…) Los derechos de los trabajadores deben respetarse”.

Reconoció que debido a la paralización de las plantas automotrices, la producción de rines no es demandada pero aseguró que podrían fabricar otros productos y reactivar sus labores.

Los trabajadores indicaron que desde 2014 dejaron de recibir la dotación de uniformes, así como beneficios socioeconómicos que incluían juguetes para sus hijos en Navidad, regalo del día del Niño, útiles y uniformes escolares.

Antes de la estatización, fabricaban unos 25.000 rines semanales. En el año 2017, la producción se ubicó en 14.000 anuales. Desde 2018 comenzó a bajar la producción y en 2020 no están sacando rines al mercado.

Ser república

La República es la igualdad, una igualdad dinámica que entiende la diversidad y que se realiza bajo el imperio de la ley, del poder limitado y distribuido al servicio de todos

Apagones ponen en riesgo la vida de pacientes con coronavirus en Táchira

La deprimente situación en el Hospital Central de San Cristóbal, lo lleva al colapso. La falta de personal hace imposible que se puedan atender todos los pacientes. Algunas veces, solo hay 2 enfermeros para atender toda una planta de enfermos. También colapsan en los apagones que han provocado paros respiratorios en los pacientes. De 5 ventiladores que hay, solo 1 tiene baterías. Ni siquiera hay luces de emergencia