<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

En la Casona entregaron a los niños de Vargas

A pesar de que por ley los niños rescatados de Vargas tenían que estar bajo la custodia del Instituto Nacional del Menor, Marisabel Rodríguez de Chávez asumió la responsabilidad sobre ellos

En la Casona entregaron a los niños de Vargas

El 18 de diciembre, los funcionarios de la Guardia Nacional y el Fondo Único Social, tomaron el control de los albergues y hospitales. A los rescatados los enviaron en primer momento a Maiquetía y luego distribuidos a varios refugios.

El Fondo Único Social realizó las primeras listas de las personas damnificadas, en donde se clasificó a los niños que pasaron a ser responsabilidad del tribunal accidental ad hoc. En la residencia presidencial de La Casona, y bajo la coordinación de la entonces primera dama de la nación, Marisabel Rodríguez de Chávez, y la Juez Cuarta de Familia y Menores, Marisol Moreno, se instalaron.

La Juez Moreno declaró en entrevistas posteriores que durante las labores de rescate la desorganización estuvo a la orden del día. “Los socorristas y militares entregaban a los niños, al no existir un organismo que se encargara de centralizar y organizar las víctimas rescatadas”.

A pesar de que por ley los niños rescatados de Vargas tenían que estar bajo la custodia del Instituto Nacional del Menor, Marisabel Rodríguez de Chávez asumió la responsabilidad.

“Yo insisto que estos niños no los puede tomar cualquier centro de acopio. Primero deben pasar por La Casona, en donde tenemos un tribunal constituido que le hace una reseña de la planta de los pies, a sus huellas digitales y les tomamos una foto a su cara. Es importante pues si el día de mañana aparecen sus padres y ya lo vamos a tener fichados en un libro de control”, declaró hace 20 años la ex primera dama.

Contradicciones

Sin embargo, la Juez Marisol Moreno señaló para entonces que en La Casona no llegaron a recibir esos niños. Ella afirmó que solo llegaron unos 50 menores de edad con discapacidad de un hospital de Anare y que los llevaron a hospitales y fundaciones en Caracas.

Moreno agregó que era falso que habían llegado autobuses llenos de niños a ese refugio presidencial y que solo se canalizaron las denuncias hechas por los padres, además de coordinar el censo de pequeños que habían sido trasladados a otros refugios, en todo el país.

Otras autoridades, entre ellas el ministro de la Defensa de la época, Raúl Salazar, informó en otra entrevista que varios niños a los cuales no se les consiguieron familiares fueron trasladados a La Casona.

Posteriormente, se indicó que estos niños los trasladaron a otros albergues distribuidos en el interior del país.

También se dijo que en otros refugios habilitados en Caracas, como el Poliedro de Caracas, Fuerte Tiuna, el estadio Brigido Iriarte, así como escuelas y liceos, también recibieron niños, como lo confirman las listas

¿Murieron los niños?

Tras la tragedia, sacaron 79 cuerpos del mar. Aparecieron en las costas del estado Falcón (al oeste de Venezuela), según señalaron las autoridades de la Medicatura Forense de Bello Monte, en Caracas.

Aseguraron que los cuerpos de las víctimas que encontraron en tierra, quedaron irreconocibles e incompletos. Se presume que muchas de estas víctimas quedaron en el fondo del mar y otras tantas enterradas por la tierra de las montañas.

291 cuerpos fueron sepultados en fosas comunes en el cementerio General del Sur, en Caracas, a los que no se les realizó la prueba de ADN por los elevados costos.

Sin embargo, se levantó una ficha individual con la intención de, posteriormente, realizar pruebas y conocer su identidad. Este procedimiento nunca se hizo.

El jefe de división de Antropología Forense de la Morgue de Bello Monte en año 1999, Libia Muñoz, indicó que la cantidad de niños no identificados no llegó a los 50 cadáveres.

Otras investigaciones determinaron que solo 48 osamentas pertenecieron a menores, con edades comprendidas entre los 0 y 14 años de edad. 28 eran de varones y 20 de niñas.

Al final, los representantes de 81 familias afectadas por la tragedia de Vargas, siguen hasta hoy buscando a sus desaparecidos, 49 varones y 79 niñas, sin ningún resultado positivo.