<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

En calabozos de Venezuela se lame hasta las sobras del piso cuando hay hambre

La precariedad, el hacinamiento, epidemias y malnutrición son temas nuevos cuando se relata la situación en los calabozos policías en Venezuela

En calabozos de Venezuela se lame hasta las sobras del piso cuando hay hambre

Estas son algunas de las denuncias presentadas este martes por la organización defensora de los derechos de los presos en el país, Una Ventana a la Libertad, en la presentación de su primer informe semestral de 2019.

“(Los calabozos) se han convertido en un deposito de venezolanos. Hacinados, sin o con muy poca alimentación, la situación viola la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, las leyes sobre las condiciones de reclusión, los convenios internacionales y cualquier norma que garantice los derechos humanos de aquellas personas privadas de libertad», reveló la criminóloga Magaly Huggins durante la presentación del informe.

La ONG reveló que de los 203 calabozos policiales y militares monitoreados hay 19.028 detenidos, es espacios para albergar a 3.734 personas. Esto representa un hacinamiento de 509,58%.

La organización denunció que en estos recintos predominan denuncias del soborno que hacen funcionarios del Estado a los visitantes de los detenidos, personas que le llevan comida y medicamentos a los privados de libertad, a pesar de la ausencia de una dieta diaria y atención médica oportuna de parte de las autoridades.

«Por lo menos 30% de la población en estos centros no recibe ninguna visita en su estadía por el retén, y esta es la garantía para poder medio alimentarse, según los oficiales. Tenemos testimonios de personas que han tenido que ‘lamer hasta las sobras del piso cuando tienen hambre», reveló Huggins.

Masacre del año

Una Ventana a la Libertad reveló que el motín registrado el 23 de mayo de este año en la sede de la Policía Municipal de Páez (Polipáez) en Acarigua, estado Portuguesa, ha sido el evento más grave luego de que 30 presos murieron y otros 25 resultaran heridos, al igual que otros 19 funcionarios resultaron heridos.

“La tragedia en Polipáez es el evento más grave que se registró en el primer semestre de 2019 en los calabozos policiales y, además, nos advierte que situaciones similares se pueden registrar en cualquier centro de detención preventiva. Ninguno de estos espacios cuenta con condiciones óptimas, ni personal calificado, para mantener a personas por más de 48 horas”, advirtió el coordinador general de la organización, Carlos Nieto Palma.

En el primer semestre de 2019, por lo menos 149 presos murieron en 204 centros de detención en los 16 estados monitoreados por la ONG en Venezuela.