Epa Colombia: la historia de una "influencer" a punto de ir presa

Un tribunal superior acaba de condenar a 5 años de cárcel a la colombiana Daneidy Barrera Rojas por destruir a martillazos una estación del sistema de autobuses Transmilenio y publicarlo en su cuenta de Instagram, en la que tiene más de 4 millones de seguidores. A este personaje se le ha visto, en broma o en serio, en actitudes xenófobas contra venezolanas, escupiendo a policías e insultando a jueces

Epa Colombia: la historia de una "influencer" a punto de ir presa

En varias imágenes se ve como Daneidy Barrera Rojas, “influencer” colombiana cuyo usuario es Epa Colombia (antes Chamita Cheer), destruye a martillazos una estación del Transmilenio, le escupe a un policía que la detiene porque va con su moto a contramarcha, insulta a la juez cuando va a tribunales y emite públicas declaraciones cargadas de xenofobia contra las venezolanas (aquí puede ver un video recopilatorio). Pero, cuando la sentencian a 5 años de cárcel, rompe a llorar.

La vida le había sonreído en todo sentido. Además de ser una popular “influencer” con su cuenta Epa Colombia, con más de 4 millones de seguidores (y solo 6 seguidos), es una empresaria exitosa. Tiene una red de peluquerías y su propia marca de queratina. Quizás por ello pensó que podía estar por encima de la ley.

Este jueves 12 de agosto, el Tribunal Superior de Bogotá confirmó la condena de cinco años de cárcel a Daneidy Barrera por vandalismo, al haberse grabado destruyendo la estación del Transmilenio durante unas protestas en noviembre de 2019. El tribunal denegó la posibilidad de cumplir la pena en su domicilio y propuso la inhabilitación de sus redes sociales. Sin embargo, la sentencia aún no se ha hecho efectiva y la acusada puede apelar ante la Corte Suprema de Justicia.

La condena fue criticada por seguidores y abogados, que la consideraron desproporcionada, tomando en cuenta penas menores para otros imputados de delitos más graves.

Aunque es usual que se le de casa por cárcel a este tipo de condenas, el juez lo denegó. El peso público de la mujer es un factor importante, pues muchos la consideran un ejemplo a seguir.

Llanto público

Después de conocerse la sentencia, la acusada subió un video en el que aparece llorando y “pidiendo una segunda oportunidad”. Su actitud contrasta con la de otro video de apenas hace unos días donde sale como dj, interpretando una canción que dice “vengo de los sótanos del infierno”. En la leyenda de la foto escribe que todos cometen errores:

 

El jueves, en cambio, hizo un mea culpa y asegura que ha intentado que la perdonen, trabajar con ellos en campañas y pagar el daño por cuotas “con la venta de las queratinas” pero que “no la han escuchado”.

“Amiga (así empieza siempre sus declaraciones), yo realmente estoy triste y esto que me está pasando no se lo deseo a nadie. Yo cometí un error porque estaba con un par de amigos (…). Yo fui hasta las oficinas de TransMilenio, que yo les pagaba con las queratinas mes a mes, pero que yo no me quería ir a la cárcel”, dijo.

Aquí puede ver el video completo:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de EPA COLOMBIA (@epa_colombia)

Defensores del teclado

El emotivo video tuvo el éxito esperado: más de 5.000 personas escribieron sus comentarios, la mayoría apoyándola. Además de su pareja, la futbolista Diana Celis que le dice que “van a salir de esta” porque “Dios es nuestro respaldo”, otros influenciadores protestaron la condena contra Barrera. Algunos incluso llegaron a desestimar el delito de vandalismo cometido y publicado.

Algunos espontáneos convocaron a una manifestación de apoyo a Barrera en la plaza Bolívar pero la indignación aparentemente se disolvió entre las teclas. Según el medio Alerta Bogotá, nadie acudió.