Esclavitud y explotación sexual: informe revela la realidad de los pueblos indígenas de Bolívar

La investigación, realizada por la oficina del Centro de Derechos Humanos de UCAB Guayana, detectó formas de explotación que incluyen servidumbre doméstica involuntaria, trata laboral, trabajo forzoso infantil, esclavitud sexual y explotación sexual comercial de niños

Esclavitud y explotación sexual: informe revela la realidad de los pueblos indígenas de Bolívar

En el marco de la serie «De lo laboral a lo sexual: Formas de esclavitud moderna», el Centro de Derechos Humanos de la UCAB publicó este jueves 17 de febrero su quinto informe sobre el tema: «Esclavitud moderna en pueblos y comunidades indígenas del estado Bolívar», elaborado bajo la dirección de la abogada y profesora Eumelis Moya, coordinadora del CDH-UCAB Guayana.

Los pueblos indígenas en Venezuela conforman aproximadamente el 2.8% del total de habitantes del país, según estimaciones oficiales. Esta población se distribuye en 51 pueblos distintos que habitan principalmente los estados Zulia, Amazonas, Bolívar, Delta Amacuro, Anzoátegui, Sucre y Apure. Algunos comparten fronteras con Brasil, Colombia y Guyana. Con el 7.5 % del total, el estado Bolívar se constituye en el tercero con mayor población indígena.

Vivir sin derechos

Según la investigación, a pesar de lo establecido en la Constitución venezolana, los pueblos y comunidades indígenas en Venezuela se enfrentan a una realidad en la que no existen acciones contundentes, oportunas y efectivas para garantizar sus derechos, lo que los ha obligado a desplazarse fuera de sus espacios originarios, abandonando sus tradiciones para ingresar en una cultura que no ven como propia y enfrentándose a grupos no indígenas con costumbres y visiones muy diferentes.

Indígenas Warao en Manaos participan en proyecto de radio comunitaria. Foto: ACNUR

“Las mecánicas económicas y sociales que signan actualmente a Bolívar han generado un contexto que execra del sistema a todos aquellos que se muestren incapaces de desarrollar dinámicas de adaptabilidad y supervivencia, como es el caso de pueblos y comunidades indígenas atrapados en la Zona de Desarrollo Estratégico Arco Minero del Oro del Orinoco (“AMO”) que los obliga a migrar de sus espacios originarios por el impacto medioambiental y situaciones de violencia en la zona, o de aquellos que no estando radicados en espacios extractivistas, no poseen recursos propios ni plataforma gubernamental para la satisfacción de sus necesidades bajo una perspectiva adecuada a sus costumbres”, advierte el informe.

“Son unos extraños, siendo parte de”, explica la directora del CDH-UCAB Guayana, Eumelis Moya. “Subsisten y se articulan con no indígenas, bajo reglas no indígenas, sin comprender lo que eso significa y sin ningún tipo de respaldo por parte del Estado”.

Vulnerabilidad y riesgos

En el marco de estas diferencias culturales se presentan situaciones que exponen a los pueblos y comunidades indígenas a numerosas violaciones de sus derechos. “Se detectaron formas de explotación laboral y sexual, tales como servidumbre doméstica involuntaria, trata laboral, trabajo forzoso infantil, esclavitud sexual, y explotación sexual comercial de niños”, reza el documento en sus conclusiones.

Indígenas venezolanos que migraron a Brasil. Foto: ACNUR

Durante esta investigación, el equipo del CDH UCAB se encontró con el hecho de que, cuando se habla de pueblos y comunidades indígenas, aún se tiene una visión general muy primitiva y ajena, por lo que se planteó como objetivo señalar, con una visión amplia y actualizada, el contexto que lleva a estos hombres y mujeres a sumergirse en dinámicas de esclavitud moderna.

En ese sentido, el informe también advierte que hablar de esclavitud moderna en el marco de los pueblos y comunidades indígenas es una tarea compleja, ya que es fundamental tener como base el entendimiento de las diferencias propias entre las visiones indígenas y no indígenas. “Resulta complejo subsumir la cotidianidad de pueblos y comunidades indígenas en formas análogas a la esclavitud desde la perspectiva indígenista ya que situaciones como, por ejemplo, la desproporción en las cargas laborales y el matrimonio temprano son parte de sus costumbres”, se lee en el texto.

Ideas para atender el problema

El documento también ofrece recomendaciones para atender esta situación, entre ellas la reactivación de políticas destinadas a la demarcación sobre el hábitat y tierras que los indígenas han ocupado ancestral y tradicionalmente, “hecho que además de reconocer y garantizar los derechos originarios de estos, contribuye con la implementación de acciones conexas para la protección medioambiental de forma tal que la afectación o invasión de estos no se constituya en causa de desplazamiento forzado”.

Una funcionaria del ACNUR durante una sesión informativa con indígenas pemón. Foto: ACNUR

Además, exhorta a desarrollar políticas de educación e integración que, desde lo intercultural, permitan a los indígenas comprender y dimensionar el marco jurídico que los asiste, “para una exigencia asertiva del uso, goce y disfrute de los derechos consagrados”.
Los interesados en leer el informe «Esclavitud moderna en pueblos y comunidades indígenas del estado Bolívar», pueden descargarlo, en versión PDF, haciendo clic en la siguiente dirección: «Esclavitud moderna en pueblos y comunidades indígenas del estado Bolívar»