<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Estrellas de la NBA hincan la rodilla contra el racismo en reinicio de temporada

La NBA reinició su temporada con un potente mensaje contra el racismo. Jugadores, vestidos con una camisa negra que contenía el mensaje "Back Lives Matter" y entrenadores, se arrodillaron durante el himno estadounidense

Estrellas de la NBA hincan la rodilla contra el racismo en reinicio de temporada

Tras cuatro meses y medio de suspensión por el coronavirus, la NBA reinició su temporada este jueves 30 de julio con un potente mensaje contra el racismo por parte de sus jugadores y entrenadores, que se arrodillaron durante el himno estadounidense en los dos juegos iniciales.

En un gesto insólito en la NBA, y prohibido en sus reglamentos, estrellas como LeBron James (Los Angeles Lakers) y Kahwi Leonard (Los Angeles Clippers) junto a todos sus compañeros formaron una sola fila e hincaron al unísono una rodilla en la pista cuando empezó a sonar el himno previo a los juegos.

Muchos jugadores escucharon la interpretación con la cabeza agachada y otros entrelazaron sus brazos en símbolo de unidad, como hizo LeBron James con Anthony Davis, la otra estrella de los Lakers.

Los jugadores portaban camisetas negras con el lema «Black Lives Matter» (La vida de las personas negras importa), que también está grabado en el centro de la cancha sin espectadores del complejo deportivo de Disney World (Orlando).

La liga y los jugadores se comprometieron a que este final de su temporada, a pesar de las condiciones de aislamiento en la «burbuja» de Disney World, contribuya a las actuales protestas contra el racismo desencadenadas por el crimen del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco dos meses atrás.

Aunque sus normas exigen desde principios de 1980 que los jugadores se mantengan en pie durante la interpretación del himno, el comisionado Adam Silver avanzó que, «bajo estas circunstancias únicas», la liga no actuará contra los equipos.

«Respeto el acto unificado de protesta pacífica de nuestros equipos por la justicia social», dijo Silver en un breve comunicado.

Un gesto, un símbolo

El gesto de hincar la rodilla se ha convertido en uno de los símbolos de las masivas manifestaciones por la igualdad racial y el fin de la brutalidad policial que han tenido lugar en Estados Unidos y otros países durante los últimos meses.

Este tipo de protesta fue popularizado en 2016 por el jugador de football americano Colin Kaepernick, quien fue en su momento objeto de duras críticas, entre ellas del presidente Donald Trump, y nunca volvió a ser contratado por ningún equipo de la NFL.

«Con lo que está pasando en nuestro país, creo que es crítico que todos nosotros, de manera unificada, dirijamos nuestra atención hacia la justicia social», dijo el entrenador de los Jazz, Quin Snyder, entrevistado durante el partido.

En el primer partido de la jornada, en el que los Utah Jazz se impusieron a los New Orleans Pelicans por 106-104, el novato Zion Williamson portó en su uniforme la palabra «Peace», mientras que tanto su compañero en los Pelicans Lonzo Ball como el pívot francés de los Utah Jazz Rudy Gobert se decantaron por «Equality» (Igualdad).

A continuación comenzó el segundo y último juego de la jornada, entre los Lakers y los Clippers, en el que las estrellas Lebron James y Kawhi Leonard prefirieron mantener sus nombres en las camisetas.

Primeros puntos históricos

La primera cesta de la reanudación de la campaña fue anotada por Gobert, cuyo contagio de coronavirus forzó la abrupta suspensión de la temporada el pasado 11 de marzo.

Su equipo, los Jazz, ganó el primer partido en un final apretado en el que el alero Brandon Ingram erró un triple en los últimos segundos que pudo dar el triunfo a New Orleans.

El máximo anotador del partido fue el escolta suplente de los Jazz Jordan Clarkson, con 23 puntos, mientras sus compañeros Donovan Mitchell y Mike Conley anotaron 20 cada uno y Rudy Gobert hizo 14 unidades y 12 rebotes.

Por los Pelicans, Ingram anotó 23 puntos y el veterano escolta JJ Reddick otros 21 mientras que Zion Williamson, con solo un par de entrenamientos tras su regreso a la «burbuja», hizo 13 puntos en solo 15 minutos en pista.

Los Pelicans, que ocupan el décimo lugar de la Conferencia Oeste, quieren aprovechar los ocho partidos de la fase regular que se jugarán en Disney World para alcanzar a los Memphis Grizzlies, que ostentan la octava plaza, la última que da boleto a los playoffs, que arrancarán el 17 de agosto.

Con pruebas diarias de coronavirus y una infinidad de restricciones, la NBA ha creado un entorno de seguridad en Disney World para resguardar a los jugadores de la pandemia, que ya se ha cobrado más de 150.000 vidas en Estados Unidos.

Las canchas han sido también adaptadas para prevenir riesgos, con los responsables del control de los juegos separados de los equipos por una cristalera.

Los asientos de los banquillos en la NBA se han separado a una mayor distancia y, aunque no es obligatorio, algunas personas portan mascarilla durante el juego, como el entrenador de los Pelicans, Alvin Gentry, uno de los más veteranos de la liga a sus 65 años.