Estudiante colombiano murió por disparo con escopeta de perdigones

El joven colombiano, Dilan Cruz, murió el pasado 25 de noviembre en el Hospital San Ignacio en Bogotá, donde permanecía desde el sábado 23 de noviembre

Estudiante colombiano murió por disparo con escopeta de perdigones

El estudiante colombiano Dilan Cruz, de 18 años, murió por el disparo de una escopeta calibre 12 cuya munición era una bolsa con “múltiples perdigones de plomo”.

El informe forense divulgado este jueves señaló la causa de la muerte, y consideró el caso como “homicidio” violento.

Cruz se convirtió el lunes pasado en la primera víctima mortal de la violencia policial dos días después de caer herido por el disparo de una bolsa de perdigones por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de esa institución.

Las autoridades ahora deberán determinar si el arma se usó como está establecido o si se presentaron irregularidades.

Homenajes a Dilan Cruz

Tras conocerse su muerte, cientos de manifestantes salieron a las calles en ciudades como Bogotá y Medellín, entre otras, demostrando rechazo a su fallecimiento con velas y pancartas.

En diferentes puntos de Bogotá como la calle donde ocurrió el hecho y el hospital  al que fue trasladado el joven, fueron el centro de las plegarias de manifestantes que pidieron hacer justicia.

Al caso de Dilan se suma el de otro estudiante colombiano Cristian Camilo Caicedo, de 21 años.

El miércoles 27 de noviembre, Caicedo cayó de un puente ubicado al norte de Bogotá, en medio de las manifestaciones que se llevaban a cabo en la ciudad capital.

Cristian Camilo quedó gravemente herido y lo trasladaron a una clínica que reportó que el joven ingresó con trauma cráneo encefálico facial y de extremidades.

Marianella Salazar encara a los políticos: son una oposición "amaestrada y sumisa"

La controversial periodista, que a partir de este 27 de mayo presentará en el Trasnocho Cultural su monólogo “La eterna irreverente”, agregándole nuevos episodios de su vida, como cuando el covid 19 la sorprendió en la etapa más dura de la pandemia, dice que los opositores que apuestan por el levantamiento de las sanciones “son de una inmoralidad alucinante”.