<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

alimentación

Morir una, dos y tres veces de hambre

Antes del chavismo se conocían como “Pichacheros” a aquellos que revisaban los desperdicios de los mercados municipales: Coche, Quinta Crespo, Guaicaipuro. Hoy, luego de los 17 años de revolución, la necesidad golpea a cientos: cada vez son más las familias que hurgan la basura para tomar bocado, así sea descompuesto. Este recorrido por Caracas desvela que, en cada esquina, el hambre acecha con sus inmundicias

Neuronas que no se alimentaron hoy no se formarán jamás

Ha llegado el momento. Inicia un nuevo año escolar y esta vez, además de las angustias “normales” por la adaptación de los nuevos ritmos, el aula de clase y los nuevos maestros, se suma un elemento adicional que hace más “ruido” de lo habitual: la lonchera

El placer de comer en navidad sin perder la línea ¡sí se puede!

Seguramente te ha sucedido que llegas a las fiestas decembrinas con el estómago plano y, luego de que empiezas a ingerir alimentos, no puedes esconder la barriguita. ¡Tranquila, es totalmente normal! Es importante entiendas que no todo se refiere a las kilocalorías sino que también existe un sin número de alimentos o combinaciones de ellos que te podrían generar algún tipo de sensibilidad, independientemente de su composición calórica y nutricional

¿Sabes cómo y por qué comer bien?

Los hábitos alimentarios de cada persona o grupo familiar varían según sus culturas o creencias, y son en su mayoría, asumidas sin importar cuán favorables puedan ser para cada persona. Adicionalmente, el estrés y el ajetreo de la vida diaria son agentes determinantes para abandonar una rutina saludable. Por ello, es necesario adecuar nuestra conducta alimentaria a las necesidades reales, estilo de vida y demás actividades

Gobierno limita racionamiento de comida en Venezuela a los pobres entre los pobres

Portavoces del gobierno de Nicolás Maduro reconocieron en las últimas horas que el sistema oficial de racionamiento de unos cuantos productos básicos será limitado a las familias más pobres del país, con lo que dejan sin opciones a millones de personas que no encuentran o no tienen cómo pagar productos a precios de mercado, mientras se agravan la escasez y la inflación galopante. 

¡A celebrar rico con Halloween!

Se acerca el 31 de octubre, día en que se celebra la noche de Todos los Santos, la noche de brujas y de los fantasmas bajo el nombre de Halloween. Ustedes se preguntarán por qué debemos estar pendientes de esa fecha en un país donde esa festividad no es propia La verdad, son excusas que podemos usar a nuestro favor para introducir alimentos a nuestros hijos de manera divertida o simplemente divertirnos en la cocina con ellos. brocoli Si hacemos del momento de la comida algo súper divertido, los niños van a emocionarse y comerán mucho más. Cabe destacar que esto no implica hacer gastos de más. Es cuestión de imaginación. Por lo general a las sopas les decoro con leche unas telarañas, o a las galletas les rocío azúcar glas con un molde de calabazas. No fue necesario comprar un molde ya que imprimí una foto de calabaza pequeña y lo recorté. Recuerda que lo primero que ven tus hijos debe invitarlos a comer. Esto se puede lograr decorando los platos de formas muy sencillas y si ellos hacen su propio aporte estarán más entusiasmados con la comida. El fantasma de las verduras A muchos padres nos ronda el fantasma de las verduras, nuestros hijos no quieren ni verlas, pero en fechas especiales podemos lograr que comiencen a comerlas. La mejor opción es aprender mientras juegan con los siguientes pasos: 1) Aprovecha el hambre: “Si tienen hambre, comerán”, asegura la doctora Ann Kulze, autora del libro Eat right for life (Come bien para la vida). Ella aconseja servirles a los pequeños, antes de la cena, una merienda compuesto por verduras como zanahorias, pepino y pimentón. auyama, zapallo 2) Usa colores de la época: no necesitas usar colorantes artificiales. La auyama te puede servir para darle color en esta época a las galletas, las cremas, los panes y las arepitas. Mientras que la remolacha y el pimentón son mis amigos en Navidad porque me pintan las comidas de rojo. 3) Juntos en la cocina: involucra a los pequeños en las tareas de la cocina y decoren juntos. Verán que querrán comer lo que han preparado. Eso sí, no des tantas explicaciones de tus ingredientes secretos. 4) Visita el supermercado: llévalos al mercado y déjalos –enséñales primero- a escoger las frutas y verduras. “Deja que los huelan y admiren sus colores”, sugiere Eileen Wolter, autora del blog A Suburban State of Mom. Una meriendita En épocas especiales también suelo hacer meriendas donde invito a los amigos de mis hijos. La excusa de Halloween me ha servido para reunir a los papás del colegio con sus hijos y así conocerlos, pues siempre he dicho que la educación viene de casa y cuando se me presente alguna dificultad, sé cómo debo manejar la situación en función a las personas. galletas Además, es ideal para probar nuevos alimentos pues están compañía de sus amigos, comerán divertidos pasapalos que no saben de qué están hechos y podrán pedirlos de nuevo otro día. La idea es no hacer un gran gasto sino que cada quien lleve algo para colaborar. Eso sí, usualmente dejo claro que no traigan refrescos, ni pepitos, platanitos o algo parecido; pues intento que los niños coman de manera adecuada. ¡No tienes excusa, arranca a celebrar desde ya y tendrás más días de diversión!

Roberto Patiño, un joven que alimenta la solidaridad

Es otro de los jóvenes de la generación de 2007 que ha decidido apostar por el futuro del país. Roberto Patiño tiene 28 años. Estudió Ingeniería de Producción en la Universidad Simón Bolívar donde fue presidente de la Federación del Centro de Estudiantes. Más tarde, hizo una maestría de Políticas Públicas en Harvard, especializándose en Seguridad Ciudadana. 

Neuronas que no se alimentaron hoy no se formarán jamás

Ha llegado el momento. Inicia un nuevo año escolar y esta vez, además de las angustias “normales” por la adaptación de los nuevos ritmos, el aula de clase y los nuevos maestros, se suma un elemento adicional que hace más “ruido” de lo habitual: la lonchera