Caro

El día que Bad Bunny me hizo botar el perico

Recaer es sencillo. Lo difícil es mantenerse limpio. Algo te dispara el riesgo, te vas dejando llevar por la velocidad de las cosas por el dolor que te sorprende. Por suerte la salvación también sorprende. Quién lo diría, Bad Bunny