<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Crisis Económica

Empresario carabobeño concluyó huelga de hambre de más de 100 horas

El presidente de la Cámara de Pequeños y Medianos Industriales y Artesanos de Carabobo (Capemiac), Oscar García, terminó el viernes 18 de mayo, una huelga de hambre que se extendió por más de 100 horas y que realizó en apoyo a los trabajadores venezolanos que están agobiados por “la falta de alimentos y el hambre”, lo que tiene repercusiones en sus labores diarias.]]>

San Cristóbal, de urbe comercial a “ciudad fantasma”

Con poco comercio, servicio de transporte público fallando, largas colas para surtir combustible, calles inundadas de basura y constante cortes de energía eléctrica, convierten a san Cristóbal, la capital del estado Táchira, en una ciudad paralizada, en franco deterioro y con mayor inseguridad, advierten sus habitantes

Casas de empeño se multiplican con la crisis económica

Las casas de empeño han existido desde hace mucho. Pero en la Venezuela de la hiperinflación estos locales han proliferado en los últimos meses y han ampliado sus servicios. Vivir de los intereses por el bien empeñado siempre ha sido el negocio, pero ahora los clientes se desprenden de sus artículos más preciados para comer, comprar medicinas o hasta pagar la universidad.

Zona comercial de Juan Griego se convirtió en un &quot;gran supermercado&quot;

La crítica situación económica que está enfrentando el Puerto Libre sigue impulsando la tendencia del cambio de ramo entre los comerciantes y empresarios de la isla de Margarita, quienes han venido sustituyendo sus productos habituales como ropa, calzado y electrodomésticos por alimentos y artículos de higiene personal porque en este momento “es lo único que compra la gente”.

Venezolanos se &quot;rebuscan&quot; vendiendo productos nacionales en Colombia

Mientras el diferencial cambiario entre bolívares y pesos aumenta, los alimentos y otros productos venezolanos siguen su paso indetenible por caminos verdes o legales de la frontera para ser comercializados en Colombia por unos cuantos pesos que, generalmente, retornan a hogares venezolanos para paliar la crisis y “sobrevivir”, como aseguran vendedores informales.