Crisis Económica

Zona comercial de Juan Griego se convirtió en un "gran supermercado"

La crítica situación económica que está enfrentando el Puerto Libre sigue impulsando la tendencia del cambio de ramo entre los comerciantes y empresarios de la isla de Margarita, quienes han venido sustituyendo sus productos habituales como ropa, calzado y electrodomésticos por alimentos y artículos de higiene personal porque en este momento “es lo único que compra la gente”.

Venezolanos se "rebuscan" vendiendo productos nacionales en Colombia

Mientras el diferencial cambiario entre bolívares y pesos aumenta, los alimentos y otros productos venezolanos siguen su paso indetenible por caminos verdes o legales de la frontera para ser comercializados en Colombia por unos cuantos pesos que, generalmente, retornan a hogares venezolanos para paliar la crisis y “sobrevivir”, como aseguran vendedores informales.

Un país en ruina y empobrecido es el resultado de la emergencia económica

En el mensaje anual presentado ante la Asamblea Nacional el 15 de enero de 2016, el presidente Nicolás Maduro anunció un decreto de emergencia económica con el que buscaba superar la crisis que sumía al país en una fuerte escasez y una inflación que superaba 180%. Dos años más tarde, Venezuela está en el cuadro de las naciones con hiperinflación y con la peor contracción económica de un país en tiempos de paz.

Venezolanos sortean la hiperinflación con dólares

José Ramón García, transportista de alimentos en Venezuela, tuvo que detener su camión por no poder costear neumáticos nuevos a 350 dólares cada uno, o el equivalente en moneda local a la tasa que marca el mercado negro: unos 90 salarios mínimos.

FOTOS | Puentes de Caracas se convierten en el techo de nuevos y viejos pobres

La severa crisis económica y social de Venezuela ha modificado los paisajes de la capital, no solo por la existencia de ciudadanos que buscan comida en la basura, sino también por la presencia de personas que han tomado los puentes como lugares de abrigo, algunos ya habitados por antiguos residentes.En un recorrido por Caracas, Efe pudo constatar que debajo de un puente del este de la ciudad pasan su día a día unas 30 personas, casi todos pertenecientes a una misma familia, y desde allí se movilizan a los semáforos cercanos a pedir comida o lo que los conductores tengan a bien regalarles.