<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

crisis humanitaria

Cuidar viviendas y abuelos: nuevos negocios en medio de crisis

Cuidar viviendas de venezolanos que salieron del país huyendo de la crisis o acompañar a ancianos cuyos familiares emigraron en busca de una vida mejor son actualmente tareas que muchas personas convirtieron en su medio de vida, en negocios en auge que surgieron del caos económico de Venezuela. La emprendedora Silvia Fuenmayor afirmó que en medio de una severa crisis económica y social como la del país suramericano, que impulsó el éxodo masivo de venezolanos, "nacen muchas ideas para ayudar sobre todo a las personas que están viviendo afuera".

Asociación de Venezolanos respalda censo migratorio en Ecuador

La Asociación Civil Venezuela en Ecuador (AC) apoyó este sábado la decisión de Gobierno de Lenín Moreno de realizar un censo migratorio en el país, una de las medidas adoptadas en torno a la masiva llegada de ciudadanos de esa nación, a la que se suma la próxima solicitud de visado.

Opinión | Vida y riesgo en el barrio

Sabrina es una joven mujer de 22 años y con tres niños a cuestas de 5, 4 y 3 meses respectivamente,  y que vive arrimada en la casa de la mamá que la crió, que a su vez tiene 5 niños, entre ellos el último de la misma edad del sobrino; es decir en una pequeña casa de barrio viven 2 familias y 11 personas, de los cuales solo trabaja una persona con un sueldo mínimo y todas las bocas por consumir.

De aguantar a cambiar

A fines de 2017, a comentario mío sobre la ya muy preocupante situación económica y social un amigo culto y bien informado me respondió: El primer semestre del año que viene vamos a extrañar este y en el segundo, echaremos de menos el primer semestre de 2018, no quiero ni pensar en 2019. Hoy, cruzando la esquina del segundo semestre de ese año, parece que han pasado décadas y no año y medio. Los que se han ido, los que han cerrado, lo que ya no se encuentra. Ya es difícil acordarse cuánto nos costaba un café y un cachito, el barbero o hacerle el servicio al carro en la Navidad de 2017, hace diecinueve meses. Económicamente, nos sentimos en la bajada de un largo y empinado tobogán.