<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

delincuencia

En los senderos criminales de El Ávila

Las áreas verdes de una ciudad están destinadas al divertimento y recreación de los ciudadanos. Pero su uso se ha desvirtuado desde hace ya tiempo. Muchos han sido víctimas de la inseguridad en parajes bucólicos. Historias de robos, amenazas y hasta violaciones se pierden en las hojarascas y helechos de llantos. Ni en la madre naturaleza se está a salvo

El Junquito le vendió el alma al hampa

Los moradores de Loma Andina en El Junquito, hartos de tanto ultraje delincuencial, columbraron una idea: pagar 2000 mil bolívares a malhechores por su seguridad. Con el tiempo, lo que consideraron paliativo o cura contra la hemorragia sanguínea, salió paticojo: los delitos persisten y muchos se quejan por el dinero que no tienen y deben entregar. Una medida desesperada que demuestra el deterioro social 

WhatsApp: Súper Amigos o el recurso de los indefensos

Los grupos de WhatsApp truecan dependiendo de las necesidades de un país cada vez más lejos de ser maravilla. No más chateo con “amigos”, “familia” y “compañeros de trabajo”, en términos convencionales. La seguridad va primero cuando de conversaciones grupales se trata. Desde dónde hubo un tiroteo hasta en cuál supermercado se consigue azúcar, todo al alcance del botón enviar

Los apodos de los malandros o nombres del crimen

Aunque en la pila bautismal o en los registros tengan otros nombres, se hacen llamar "El Caimán", "Boca de Bagre", "Gandola", "El Zancudo" o "El Oriente", entre otros muchos. La intención no es otra más que sembrar temor en los oídos de la policía y de la población. La delincuencia sabe incluso cómo hacerse conocida con estos alias que, en el mejor de los casos, resaltan una perversa cualidad

En el Vargas la delincuencia sí tiene buena salud

A las carencias de insumos y al déficit de personal médico ahora se suman los asaltos en servicios completos de los centros de salud. El Hospital Vargas, centro de referencia nacional, lo padece. Otorrinolaringología, Oftalmología, Hemodinamia, Endocrinología y Ginecología son algunos de los servicios que han sido desvalijados

En el Vargas la delincuencia sí tiene buena salud

A las carencias de insumos y al déficit de personal médico ahora se suman los asaltos en servicios completos de los centros de salud. El Hospital Vargas, centro de referencia nacional, lo padece. Otorrinolaringología, Oftalmología, Hemodinamia, Endocrinología y Ginecología son algunos de los servicios que han sido desvalijados

La Bonanza hiede a secuestros

La banda de “El Buitre” operaba en el vertedero ubicado en los Valles del Tuy, desde donde amasaba fortunas en dólares gracias a secuestros y extorsiones. Dos balaceras con la PNB diezmaron sus filas y la desactivó, por ahora

Plomo al hampa

Acabo de volver a ver en Youtube el vídeo de Alfredo Peña, en su campaña camino a la alcaldía metropolitana en el año 2000. “Plomo cerrado al hampa. Que se pudran en la cárcel”, fue el lema completo del recientemente fallecido periodista y ex alcalde de Caracas. Aquello se sintetizó luego, y aún recuerdo el grafiti en alguna que otra pared de la capital, como “plomo al hampa”.  Frase símbolo devenida hoy en política de Estado de la mano del gobierno de Nicolás Maduro.

Los malandros las prefieren de alto calibre

Alto poder de fuego, rapidez para el disparo, letales. En Venezuela circulan millones de armas ilegales. Los delincuentes controlan arsenales procedentes de cuerpos uniformados, procurados por negocios turbios o por raterías sangrientas. Estadounidenses, austríacas, rusas o italianas. La nacionalidad no importa, solo su capacidad mortal

Ganaderos denuncian que militares custodian carga de empresarios desconocidos

Secuestro de productores agrícolas, robo de ganado y maquinaria y pago de vacuna denunciaron los ganaderos del Táchira durante una plenaria nacional llevada a cabo el viernes en la Grita, al norte de San Cristóbal.“Mientras a los que trabajamos para producir los alimentos que consumen los venezolanos, los cuerpos de seguridad nos dejan a la deriva y sin protección, las autoridades venezolanas custodian única y exclusivamente las gandolas que vienen por los diferentes lugares de la frontera con productos propiedad de empresarios que nadie conoce”, dijo Edgar Medina, presidente encargado de la Asociación de Ganaderos del Táchira, (Asogata) y representante del directorio de Fedenaga.