<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

delincuencia

Ganaderos denuncian que militares custodian carga de empresarios desconocidos

Secuestro de productores agrícolas, robo de ganado y maquinaria y pago de vacuna denunciaron los ganaderos del Táchira durante una plenaria nacional llevada a cabo el viernes en la Grita, al norte de San Cristóbal.“Mientras a los que trabajamos para producir los alimentos que consumen los venezolanos, los cuerpos de seguridad nos dejan a la deriva y sin protección, las autoridades venezolanas custodian única y exclusivamente las gandolas que vienen por los diferentes lugares de la frontera con productos propiedad de empresarios que nadie conoce”, dijo Edgar Medina, presidente encargado de la Asociación de Ganaderos del Táchira, (Asogata) y representante del directorio de Fedenaga.

El pran del barrio El 70: "Nos dicen malandros, pero los policías son peores"

El Estímulo subió hasta el barrio El 70 de El Valle para conversar con un joven de 30 años señalado de imponer su ley en esa zona del sur de Caracas. El pran, como se conoce al líder de las bandas delictivas de las cárceles y barrios venezolanos, denunció que las llamadas OLP roban a los habitantes durante las redadas militares que, dijo,  hacen "sin orden judicial". También emplazó al Gobierno a "dejar de hablar tanta paja" y atender las verdaderas necesidades de los pobres.

Bandas criminales reclutan niños sicarios en el oeste de Caracas

Desde el año 2014 los vecinos del sector El Observatorio, en la parroquia 23 de Enero, municipio Libertador, oeste de Caracas, sufren el auge de la violencia criminal. La situación se ha tornado insoportable desde hace 6 meses, cuando los delincuentes han instaurado centros de distribución y venta de drogas, cometen atracos a mano armada, roban y hurtan vehículos, cobran peaje, extorsiones, secuestran, reclutan a niños como soldados y han asesinado a varios habitantes de esta comunidad.

La pandilla de la Av. Fuerzas Armadas que come basura

Un grupo de adolescentes, en la avenida Fuerzas Armadas, vive entre la miseria y la delincuencia. Es una pequeña pandilla que comete delitos menores: hurtos, destrozos, persecuciones. Los integrantes y también mendigos, que no pasan los 25 años, por sumirse en la indigencia, acometen contra la basura. La limpian sí, porque de ella comen.

La pandilla de la Av. Fuerzas Armadas que come basura

Un grupo de adolescentes, en la avenida Fuerzas Armadas, vive entre la miseria y la delincuencia. Es una pequeña pandilla que comete delitos menores: hurtos, destrozos, persecuciones. Los integrantes y también mendigos, que no pasan los 25 años, por sumirse en la indigencia, acometen contra la basura. La limpian sí, porque de ella comen

UNES: formar y educar también a la delincuencia

Nació en 2009 como una iniciativa para unificar la educación de los cuerpos de seguridad civil en el país. Hoy en día, destaca por su alta deserción de estudiantes en las aulas, casos de delincuencia, bandas criminales que se ocultan en sus salones y la falta de confianza que tiene la Policía Nacional Bolivariana en la formación de sus efectivos

La modernización del secuestro express, más rentable

Con influencias mexicanas y colombianas, los criminales locales han perfeccionado en la última década el secuestro express —amparados bajo el paraguas de la impunidad. 18 mil bandas distribuidas en todo el país, dedicadas exclusivamente a ello, lo certifican. En Venezuela, el negocio se mantiene rentable, siempre reinventándose

Bachaqueros: los más malandros de las colas

Los bachaqueros y colectivos se apropian de los espacios y coartan las posibilidades de personas dispuestas a hacer filas por horas con tal de adquirir artículos al precio legal. Ante cualquier cuestionamiento, las amenazas se convierten en represalias para aquel que solo exige su derecho

Disuelven protesta por estudiante herido de la UCV

Un joven estudiante de ingeniería civil de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Miguel López, fue herido de un tiro en la cabeza en el campus de la casa de estudios por un delincuente a las 9:30 de la mañana. A raíz de esto, los ucevistas se apostaron en la entrada y la PNB los reprimió con bombas lacrimógenas y gas pimienta.