delincuencia

Mafias globales usan China para lavar dinero

Estafadores, cárteles del narcotráfico y bandas de todo el mundo han descubierto un nuevo lugar donde lavar su dinero: China. Las bien desarrolladas redes financieras clandestinas del país han llamado la atención de delincuentes extranjeros, que utilizan China para lavar su dinero sucio y volver a inyectarlo en el sistema financiero global, en gran parte fuera del alcance de las agencias de la ley occidentales, según descubrió una investigación de Associated Press.

No cesan los tiroteos en El Cementerio

Los vecinos de la zona denuncian que los disparos se han vuelto comunes en el cielo del popular sector. Advierten que los malhechores poseen "armas de guerra" para enfrentar a los cuerpos policiales.

VIDEO | Vendedor de túnicas del Nazareno: "El hampa está fea, vendo asustado"

Este Miércoles Santo, los caraqueños salieron de sus casas para rendirle tributo al Nazareno de San Pablo en la Basílica de Santa Teresa. El morado es el color que inunda las calles, y aunque la tradición implica una procesión kilométrica que los creyentes recorren para pagar su promesas al santo, los madrugadores que esperaban por la salida de algún producto en los comercios cercanos no se retuvieron ante el rito religioso.

Nueve muertos deja ataque de banda criminal en El Valle

Por el control del negocio de las drogas, nueve hombres perdieron la vida en una masacre ocurrida en la calle 19 de Abril del sector Cerro Grande de la parroquia El Valle, donde "Cabeza de Bruja", "El Loco Leo", "Lucifer", líderes de una banda buscaban a "Franklin El Menor", quien resultó muerto.

Guía para sobrevivir a la Semana Santa venezolana

La Semana Santa 2016 está diseñada para quedarse (y sufrir) en casa. Los cortes de luz, la falta de agua, la inflación, las colas, la delincuencia y la escasez obliga a los venezolanos a vivir una especie de condena a domicilio gracias a un decreto firmado en Miraflores. Le ofrecemos una guía para sobrevivir a las fiestas religiosas inspirada en Dante Alighieri y su Divina Comedia. El infierno, el cielo y el purgatorio vivido en casa.

Anomia y anergia

El estallido de las furias que lleva a los individuos a tomar la justicia por sus propias manos muestra el estado de desamparo jurídico y la ausencia de instituciones capaces de dar garantías a los ciudadanos.

Así se vive en El Cementerio bajo el gobierno de los delincuentes

Los atracos, secuestros, pago de vacunas (extorsiones), robos de vehículos y tiroteos, son la rutina en esta zona del sur Caracas donde mandan impunemente criminales que desafían al Estado venezolano y simbolizan la decadencia del sistema. Desde allí se planifican secuestros, robos  y sicariatos ejecutados en todo el centro del país, según fuentes policiales.

Trabajador de día, delincuente de noche

Estas son cinco historias de jóvenes que se desdoblan. De día son barberos, mensajeros o colectores de autobús para conseguir dinero extra. Pero de noche sus alter ego amañan crímenes: son vendedores de droga, secuestradores, guardaespaldas de otros delincuentes y ladrones Prefieren cambiar sus nombres por apodos grotescos, risorios y originales para esta ocasión. Ellos son jóvenes de la clase baja venezolana que se dedican al crimen. “Matsui” vende marihuana y cripi. “Lagarto” comete secuestros. “Kun Fu Panda” resguarda las espaldas de “chivos pesados”, o sea: es el guardián de delincuentes de gruesos prontuarios. “Choreto” suele robar en autobuses y “Cara e muerto” es su compañero. Todos trabajan a medio tiempo. De día practican pequeños oficios, de noche encarnan el delito.

Ladrones de escuelas por la fuerza del hambre

En un país en donde la impunidad gobierna, los crímenes son por diversas causas. En esa capacidad de mutación, los ladrones se activan contra nuevos blancos: las escuelas públicas. Otrora robaban las computadoras y demás bienes de los planteles. Ahora el botín es otro. Uno más preciado por el desabastecimiento: la comida

Cementerio del Sur: secuestro por llorar a un muerto

Como la delincuencia no respeta nada, mucho menos el dolor, una nueva estratagema delictiva manosea: secuestrar desde y en los cementerios. Todo aquel que lleve flores, rosario o un recuerdo para un ser enterrado es mira de su perverso ojo impune