<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Emigración

¿Te quieres ir de Venezuela? En Chacao, dieron las razones para quedarse

"Abandonamos la casa?, ¿realmente queremos salir de ella?, si no nos involucramos, entonces nos obligamos a dejarla". Esto es parte de un texto leído por el escritor Leonardo Padrón durante el foro "Yo no me voy... yo me quedo aquí", organizado por la alcaldía de Chacao y celebrado en una abarrotada Plaza de Los Palos Grandes, donde se ofrecieron las razones para quedarse en la Venezuela de hoy.

Verónica también se va

Verónica se va de Venezuela. Cambiará aguinaldos por villancicos de otras regiones. Asistirá a otras fiestas, pero ya no serán las fiestas de los panas, de esos que no necesitan explicaciones, porque conocen todo y entienden todo.

Venezolanos en el extranjero: rayados por arrogancia y echonería

Es algo nuevo en la cultura local: la emigración. Cambiar de vida y empezar de cero en otro país no es fácil. Más de un millón de venezolanos lo intentan. Sin embargo, un grupo falla en el amago de aclimatarse en el nuevo destino. La arrogancia, la mala educación y ese chovinismo ridículo de “vengo del mejor país del mundo” desmedran el proceso de adaptación y su imagen en el exterior

Las empleadas domésticas regresan a Colombia

No sólo médicos, profesores universitarios y estudiantes están dejando Venezuela. También lo hacen trabajadoras domésticas de origen colombiano que ven escurrirse la prosperidad que las condujo al exilio. Autorrepatriarse no es lo que anhelaban, pero significa tranquilidad

Pasar roncha antes que regresar

Miles de venezolanos meten en sus maletas más sueños que ropa. Al equipaje le agregan un “jamás” para cuando tengan que responder la incómoda pregunta: “¿Cuándo regresas?”. Luego del selfie de despedida en la obra de Cruz Diez en Maiquetía, se dan cuenta que en efecto todo lo que brilla no es oro. Sin embargo la meta es clara: hay que simpatizarle más a Washington que a Bolívar, cueste lo que cueste

Venezuela: el país del "me quiero ir"

Venezuela siempre arropó a extranjeros que buscaban el “paraíso” perdido. A partir 1950 se convirtió en la tierra prometida. Oleadas de colombianos, peruanos, ecuatorianos, chilenos, argentinos, españoles, portugueses e italianos vinieron para quedarse. Hoy la tortilla se volteó. La “Tierra de Gracia” pasó de ser lugar de inmigrantes a país de emigrantes

Venezuela: el país del “me quiero ir”

Venezuela siempre arropó a extranjeros que buscaban el “paraíso” perdido. A partir 1950 se convirtió en la tierra prometida. Oleadas de colombianos, peruanos, ecuatorianos, chilenos, argentinos, españoles, portugueses e italianos vinieron para quedarse. Hoy la tortilla se volteó. La “Tierra de Gracia” pasó de ser lugar de inmigrantes a país de emigrantes

El Venepesimismo

Si algo se ha puesto de moda es no creer en Venezuela. Alejarse de su ámbito, desligarse de su metabolismo. Negarla. Considerarla una pérdida de tiempo. El Venepesimismo.