Isadora de Zubillaga

Isadora de Zubillaga, la embajada de la prudencia

El presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó la nombró embajadora en Francia, que lo reconoce como mandatario encargado de Venezuela. Caso inédito en la diplomacia: Nicolás Maduro también ostenta una delegación que, en París, empolla ilegitimidad y engaño. Rivalidades aparte, ella es el cerebro, junto a otros, de la andadura que adopta la oposición venezolana en materia internacional. Su objetivo no es otro sino el derrumbamiento del totalitarismo chavista