Jair Bolsonaro

Carta desde el futuro a propósito de Bolsonaro, Trump y Chávez

Con la inminente asunción presidencial de Jair Bolsonaro el próximo 1ro de enero de 2019, Brasil se encuentra en una encrucijada similar a la de mi país en 1999, luego de que Hugo Chávez ganara en Venezuela la elección a la presidencia y se preparara para asumir el cargo en febrero de ese año. En aquél entonces, los venezolanos votamos bajo un sistema democrático, regido por una constitución redactada en 1961 luego de caer la última dictadura militar, para elegir un presidente por los próximos cinco años. Pocos se atrevieron en ese momento a imaginar que el teniente coronel retirado Hugo Chávez se perpetuaría en el poder. Su régimen fue el primero de una nueva categoría que florecería con el alba del siglo XXI: la dictadura disfrazada en formas democráticas.

El ritual de investidura de Bolsonaro superará cinco horas con una novedad

La seguridad es un punto crucial en esta toma de posesión. Además del montar cercas en las principales avenidas de Brasilia y del despliegue policial insólito en las calles, donde el público tendrá que pasar por al menos tres controles antes de acceder a la Explanada de los Ministerios, la seguridad contará con refuerzos de las Fuerzas Armadas y hasta de misiles aéreos. Temer firmó la semana pasada un decreto que autoriza a la Fuerza Aérea a derribar aeronaves que sean consideradas hostiles y que amenacen la investidura.

Bolsonaro "lamenta" que congresistas de partido de Lula no asistan a posesión

El Partido de los Trabajadores, que tiene la mayor bancada en la cámara de representantes con 56 diputados, anunció su decisión este viernes ante lo que consideran  la falta de "rectitud" en el proceso electoral, el cual, explican, estuvo marcado por la "prohibición ilegal" de la candidatura de Lula y por la "manipulación criminal de las redes sociales para difundir mentiras" contra Haddad. Bolsonaro asumirá el cargo este 1 de enero.