josef martínez

Venezuela 2 Perú 2: sigue faltando fútbol

Al igual que hace un año, Venezuela y Perú empataron a dos goles. Sin embargo, las sensaciones no son ni remotamente parecidas: en Lima se lamentó la igualdad, mientras que en Maturín más de uno respiró hondo cuando el juez principal decretó el final del duelo.

Las dos caras de la moneda vinotinto

La selección cayó derrotada ente Ecuador, pero no es el marcador lo que preocupa sino que en apenas un puñado de días, la madurez mostrada en Maturín se evaporó, no pudo ser sostenida y el grupo reincidió en conductas que lo alejan de la competitividad. 

Vinotinto: Maturín debe ser un punto y aparte

Venezuela goleó a Bolivia, y al mismo tiempo dejó conclusiones que invitan a pensar que tanto sufrimiento empieza a dar sus frutos. Pero antes de que el referí Andrés Cunha diera inicio al duelo sucedieron cosas que no deben ser olvidadas.Al fútbol lo está matando el negocio. ¿Tragamos aquello de que unos vientos huracanados levantaron el cesped del Estadio Monumental de Maturín hasta convertirlo en el desastre que se vio por TV? Más allá de las intenciones de llevar a la selección a todos los rincones del país, la Federación Venezolana de Fútbol sabía muy bien que ese estadio no cumple con los requisitos necesarios para jugar un partido de eliminatorias mundialistas. Aún así, sin dar mayores razones, abandonaron (¿temporalmente?) la cómoda Mérida para protagonizar un ridículo continental pocas veces visto. ¿Quién salió beneficiado por esta decisión? En un país medianamente civilizado alguien debería rendir cuentas, pero en esta maravillosa tierra no pasa nada; somos caribeños, todo pasa y así seguimos.

Llegó la hora de la necesaria reinvención vinotinto

Venezuela sigue de capa caída. Ante Brasil no hubo mayores sorpresas y los errores no forzados fueron nuevamente protagonistas en el andar criollo. Quedan apenas ocho partidos de eliminatoria mundialista, lo que significa que sino se asume de una vez el carácter experimental de estos, es muy probable que el futuro termine pareciéndose a este triste presente. Si no es ahora, ¿cuándo?

Caída vinotinto: en el juego están las respuestas

La derrota venezolana 2-0 ante Colombia no es una causa sino una consecuencia: se jugó mal y se repiten vicios del pasado. Por más que algunos se empeñen en maravillarse con actuaciones individuales, este deporte no puede entenderse sino de manera colectiva, y allí, en la puesta en práctica de una idea estuvo la principal falla criolla en tierras colombianas.

El futuro es Vinotinto

Tras completar la mejor primera fase de su historia, la Vinotinto se instaló en los cuartos de final de la Copa América Centenario con una cuota de optimismo justificada e insuperable, y con las posibilidades ciertas de continuar en el torneo continental, desafiando pronósticos y verdades absolutas.

Vinotinto: pelota para crecer y ganar

Lo mejor de la victoria Vinotinto ante Jamaica no fueron los tres puntos, que de por sí constituyen una magnífica noticia, sino el funcionamiento de un equipo que aún está en búsqueda de su identidad, pero que con la victoria seguramente se sentirá más fuerte para seguir en esa exploración.

Vinotinto: postales de un futuro posible

Julio Garganta, profesor y coordinador de fútbol en la Facultad de Deporte de la Universidad de Oporto, expresaba, en una entrevista para la web www.futbolholistico.com, la siguiente reflexión: “Sé que la duda es ansiogénica y la verdad es ansiolítica, pero en el proceso de construcción del conocimiento, prefiero convivir con el riesgo de la duda que con la ilusión de la certeza”. Esto llevado al naciente ciclo de Rafael Dudamel nos puede ayudar a comprender varios ítems.

Dudamel no quiso perder su referendo revocatorio en la Vinotinto

Se esperaba con ansias el debut del nuevo estratega nacional, y la primera presentación ante Galicia no deja grandes lecturas. Rafael apostó por un equipo de líneas muy juntas que igual cedió ante el mejor trato del balón del rival. La conclusión, sin embargo, sigue siendo la misma de procesos anteriores: el universo futbolístico venezolano es muy corto.